El Zapatón es una actividad en la que se le entrega un par de zapatos deportivos junto con un par de calcetas limpias a niños y niñas de la comunidad de Capilla del Carrizal, en el municipio de Heróica Ciudad de Tlaxiaco en Oaxaca. Pero va más allá de sólo darles tenis y calcetines a niños de escasos recursos. Los voluntarios les lavan los pies al mismo tiempo que les dice frases como “eres una persona increíble y todo lo que tú te propongas lo vas a lograr”. La idea es que los niños con sus nuevos zapatos mejoren su caminar en la vida, en sus propósitos y sueños, y que su camino sea mejor.

LEE: Tender una mano. Un voluntario en la Sierra Mixteca

Aquel viernes salimos muy temprano, a las 5:00 A.M, del hotel en Tlaxiaco, para estar en Capilla de Carrizal a las 12 de la noche. Ahí estábamos gente de las fundaciones Los Pilares de la Familia y Por Un Futuro sin Adicciones A. C., así como autoridades de Capilla del Carrizal y entrenadores profesionales de futbol de la Liga MX (sí la liga mexicana de futbol) con porterías y todo lo necesario para hacer un entrenamiento de futbol.

El sábado llegamos al Carrizal y ya habían niños y niñas esperándonos. La comunidad es tan pequeña que sólo tiene 73 habitantes, sin embargo habían viajado a ella niños de otras localidades. Uno de ellos me contó que la noche anterior no pudo dormir tan sólo de pensar en el día que les esperaba.

Un par de meses antes 200 niños y niñas de inscribieron para participar en el evento, así que ese día cada uno recibió un par de tenis de su talla exacta y su nombre. Una vez que los niños recibían sus tenis hacían un dibujo o escribían una carta de agradecimiento a la empresa o que donó el calzado. Después los instructores de futbol, previa entrega de una playera de la FIFA, gorra y balón oficial de la Liga MX, les dieron entrenamiento de porteros, defensas y delanteros y les enseñaron técnicas para pararse en el campo, cómo patear el balón o cómo avanzar correctamente con la pelota entre los pies.

LEE: Rito de guerra y carnaval: Ritual del Kaos

Fue después de terminar llenos de tierra de la cancha llanera, que los voluntarios lavaron y secaron los pies y desearon lo mejor a estos pequeños. Con los pies secos les colocaron el par nuevo de calcetas y los tenis nuevos.

Tlaxiaco_41

Tlaxiaco_43

Tlaxiaco_72

Tlaxiaco_98

Tlaxiaco_83

Tlaxiaco_198

Tlaxiaco_206

Tlaxiaco_218

Tlaxiaco_240

Tlaxiaco_253

Tlaxiaco_287

Tlaxiaco_339

Tlaxiaco_382

Tlaxiaco_383

Tlaxiaco_278

Tlaxiaco_449

Tlaxiaco_457

Tlaxiaco_459

Tlaxiaco_477

 

 

Comments

comments