¡Pin pon porra, pin pon porra. Politécnico, Politécnico. Gloria!

Esos fueron los gritos que se escucharon de forma sorprendente la tarde del 30 de septiembre a las afueras del Casco de Santo Tomás. Miles de jóvenes entre 17 y 25 años escribían en cartulinas improvisadas mensajes como: “No somos porros, somos estudiantes”, “No pararán la educación”, “Mamá: si no llegó es porque estoy moviendo a México”. El entusiasmo de todos ellos se sentía en el ambiente.

Llegaban como podían, algunos caminando, otros en camiones que cambiaron su ruta con tal de llevarlos al sitio de reunión. Pasaba el medio día y a diferencia de otras concentraciones -las marchas son el pan nuestro de cada día en el Distrito Federal– en esta ocasión no habían organizaciones externas que apoyaran la causa. Eran sólo estudiantes del Instituto Politécnico Nacional.

Las calles aledañas al Casco estaban llenas, el rostro de chavas y chavos lo decía todo ¡Vamos a luchar!

Marcha Poli 2

Alumnos de la ESIA (Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura), UPIICSA (Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales y Administrativas), ESIME (Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica), vocacionales y postgrados estaban reunidos y acordonados. La encomienda era simple: “Sólo marcharán estudiantes”.

En punto de la una de la tarde los contingentes comenzaron el acomodo. Nosotros como prensa corrimos a lo alto del Circuito para tener la mejor toma, la mejor imagen, pero más allá de eso, para ver la magnitud de personas congregadas. Y se dio el banderazo de salida.

Como una especie de ola, el Circuito Interior, una de las principales vías de comunicación de la Ciudad de México, cambió su acostumbrado fluir de automóviles para convertirse en el paso de miles de jóvenes gritando consignas en contra de su directora, hasta ese momento.

¡Qué la vengan a ver, qué la vengan a ver… esa no es directora es una puta de cabaret!

El calor era intenso, tanto por el clima como por los ánimos. Los estudiantes cada que se acercaban a fotógrafos o camarógrafos sus credenciales enseñaban. Platicando con ellos les pregunté por qué muestran la credencial. A lo cual en grupo respondieron:

“Dijo la pinche directora que todos nosotros somos porros, no pertenecemos a la escuela y con esto les demostramos que todos somos estudiantes y vamos a luchar. No nos vamos a dejar”.

Marcha Poli 1

Para los que hasta el momento no entiendan el motivo de la movilización estudiantil, el pasado 28 de septiembre se aprobó una reforma al Reglamento Interno del Instituto Politécnico Nacional, donde se menciona a grandes rasgos que:

“Aquellos alumnos que adeuden materias de un semestre anterior serán dados de baja definitiva” (Art. 47);

“Los alumnos no podrán darse de baja temporal, esto en automático les generará una baja definitiva” (Art. 55);

“Habrá un incremento a las cuotas tanto escolares como por actividades extracurriculares, es decir, artísticas y deportivas” (Cuotas).

Y la principal:

“Todo alumno que tenga un promedio inferior a 8.0 tendrá el título de técnico. Aquellos que tengan promedio superior a 8.0 serán licenciados o Ingenieros” (Títulos Profesionales).

Con lo anterior resulta paradójico que en un país como México, donde por mandato constitucional la educación es gratuita, comiencen a existir estos brotes de privatización.

Y así avanzamos kilómetros. Al llegar a un puente peatonal mis compañeros y yo corrimos a lo alto para tomar otras imágenes y lo que veíamos estando en tierra era poco a comparación de lo que observamos en la cima de la plataforma. El Circuito Interior estaba completamente lleno. A pesar de que por varias horas la circulación de los autos estuvo parada, los conductores no dudaron en pitar a favor de los chavos. Incluso hubo quienes se animaron a gritar: “Hagan lo que nosotros no pudimos” .

En los últimos años México ha sufrido un sin fin de cambios (violencia, narcotráfico, corrupción, disputa de plazas, alternancia en el poder, etc.) y con todo eso muchas personas tan sólo se conformaban con mirar y ser indiferentes ante la problemática que poco a poco nos alcanzaba. Pero en esta ocasión no es así, los futuros ingenieros, arquitectos, dentistas, médicos, químicos, investigadores y docentes decidieron dejar atrás años de pereza ciudadana.

Marcha Poli 5

La primer parada del contingente fue en el Ángel de la Independencia, lugar de reunión por excelencia de los mexicanos, tanto para triunfos en los deportes como para reclamos y protestas. Ahí ya los esperaban alumnos de otras instituciones educativas: UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), UAEM (Universidad Autónoma del Estado de México), UACC (Universidad Autónoma de la Ciudad de México) y personas en general que levantaban pancartas de apoyo. Justo fue en este lugar donde se mezclaron emociones; por años se ha manejado una rivalidad deportiva y académica entre escuelas, pero en esta ocasión no fue así. Las “goyas” eran distintas:

“¡Goya, Goya! ¡Cachun, cachun, ra, ra. Cachun, cachun, ra, ra! ¡Goya. Politécnico!”

“Ese apoyo sí se ve, ese apoyo sí se ve”

Marcha Poli 4

Y así los alumnos siguieron su andar, paralizando la ciudad, haciendo consciencia y dejando una enseñanza importante: “No tenemos por qué dejarnos”.

Por más de 50 minutos el Paseo de la Reforma estuvo repleto y la ola de gente no dejaba de pasar. Debo confesar que la piel se me puso chinita.

El destino final de esta primer mega marcha fue la Secretaria de Gobernación, en la calle de Bucareli, en las inmediaciones del Centro Histórico de la Ciudad de México. Al llegar al lugar un ejército de granaderos ya los esperaba –guardando el orden público- y fue cuestión de minutos para que lo inusual pasara. El secretario Miguel Ángel Osorio Chong salió a tratar personalmente con los huelguistas, se subió a un templete y habló.

De pronto todos, a una sola voz, dieron el grito de lucha:

¡Pin pon porra, pin pon porra. Politécnico, Politécnico. Gloria!

La promesa estaba hecha: se revisarían las demandas y se daría una pronta solución.

La cita se fijó para el viernes 3 de octubre, fecha en la que el secretario junto a su equipo nuevamente se reunieron con los estudiantes y entregaron posibles soluciones al pliego petitorio.

Con el pasar de las horas llegaron las acciones. La primera de ellas, se aceptó la renuncia de Yoloxochitl Bustamante como directora de la institución; y la segunda, y más importante, el nuevo reglamento fue cancelado.

Los alumnos se llevaron a casa una nueva propuesta de parte del secretario de Gobernación con la encomienda de mostrarlo a todos los campus y compartir inquietudes. Aunque pareciera que la lucha por el momento ha funcionado, hoy ya nadie los puede frenar. Los estudiantes del IPN convocaron a una tercera mega marcha para el próximo 8 de octubre. El motivo: tener la resolución final y una nueva propuesta para el reglamento 2015, donde su opinión sea escuchada.

Marcha Poli 3

Pero la lucha no sólo es a nivel de cancha. Las redes sociales mantuvieron gran actividad posteando minuto a minuto, imagen por imagen, el sentir y el avanzar de las marchas, con los hashtag #Todossomospolitecnicos y #todossomosIPN. Tanto alumnos como ex alumnos expresaban su apoyo a la causa.

Fue un acto ordenado y sin disturbios. Como mexicana debo decir que el gigante despertó, los jóvenes ya no duermen y justo en este punto es donde se originan los grandes cambios en una nación.

Comments

comments