Gustavo, el padre de David y Benjamín, los niños salvadoreños que viajan como migrantes ilegales, se ha enterado que sus hijos están a punto de cruzar el río que divide a México con Estados Unidos. Sabe que si pasan la frontera sólo es cuestión de tiempo para estar juntos. En momentos tan decisivos como este, ¿qué piensan los migrantes?

En un punto cercano a la frontera, un grupo de artistas busca prevenir la muerte de migrantes ilegales. Con cepillos de dientes, zapatos y otros objetos que encuentra en el desierto, este grupo de Samaritanos, como se hacen llamar, crean piezas de arte que ayudan a mirar a los migrantes no como un fenómeno social, sino como seres humanos.

Después de todo, dicen, los migrantes no son tan diferentes a ti y a mi.

Crónicas de asfalto radio presenta: Vidas Cruzadas, historias de la migración ilegal. Capítulo siete: Los migrantes también se lavan los dientes.

Comments

comments