Gustavo y Sandra siguen esperando la llegada de sus hijos, David y Benjamín, que están en camino a los Estados Unidos desde El Salvador. La angustia los invades, saben de los peligros que les esperan a los hermanitos en la ruta porque ellos mismos hicieron la travesía varias veces.

En esa vía de los migrantes las cosas nunca han sido fáciles, ni siquiera para el primer hombre que decidió transitar por ella.

Escucha: Vidas Cruzadas. Historias de la migración: Casas incómodas

Intipucá es una pequeña ciudad en El Salvador que los amantes del surf visitan para realizar su deporte durante el verano. Sin embargo, cuando alguien menciona el nombre de este poblado en aquel país centroamericano, lo primero que viene a su mente no es el surfing sino la migración.

El periodista Jimmy Alvarado escribió que Intipucá “es un monumento a la emigración pues su gente nace para irse a los Estados Unidos”. Por supuesto, alguien puso el ejemplo, y aquí lo hizo Sigfredo Chávez, en 1967.

Los habitantes de este pueblo lo reconocen como el primer migrante, el que les enseñó la ruta hacia la prosperidad, el camino de la migración. Tal es el reconocimiento que se le tiene a este hombre, que murió en los Estados Unidos en 2006 a la edad de 68 años, que para recordarlo le han levantado en la plaza central una estatua donde se ve caminando con una mochila a la espalda.

La historia de Sigfredo Chávez es la de buena parte de los habitantes de Intipucá. De hecho la alcaldía calcula que casi el 50 por ciento de la población vive en Estados Unidos.

Crónicas de asfalto radio presenta: Vidas Cruzadas, historias de la migración ilegal. Capítulo tres: Historias que se repiten.

Comments

comments