Sí, el calor sofoca a los que vivimos en la Ciudad de México, pero eso no nos quita las ganas de ir al teatro a escuchar la música chicana de Lalo Guerrero, o de ir a zapatear al monumento a la Revolución mientras tocan los huapangueros, o ir a aprender fotografía al barrio de La Merced.

Sí, los rayos del sol llegan a quemar la piel, pero nada que no se puede arreglar con un bloqueador solar. Eso sí, lo bailados nadie nos lo quita.

Vámonos de pinta del 10 al 15 de abril.

(Toca los puntos en la imagen)

Comments

comments