De veras, desde chavito le meto al vino. Sí, en el internado, ahí con las monjas, donde estudiaba la primaria. Todas las mañanas, sin falta, íbamos a misa; cuando llegaba el momento de comulgar —ya sabes, se supone que la hostia simbólicamente se convierte el cuerpo de Cristo—, el sacerdote en algunas ocasiones sumergía la oblea en vino —que según esto era la sangre de Jesús— y nos la daba.

—El cuerpo de Cristo.

—Amén —decía yo.

Entonces sacaba la lengua y el padre colocaba esa laminita de trigo. Sí, perdía lo crocante, parecía pan remojado, pero ganaba sabor. Tenía un gusto fuerte, astringente, mis mejillas parecían contraerse. Dejaba que la hostia se deshiciera en mi boca para que se mezclara con el vino y luego la tragaba. Después de un rato seguía la ceremonia y cada que contestaba un rezo aspiraba mi aliento a alcohol.

Sí, ya sé que no es maridaje, maridaje, pero ¿no podríamos considerarlo un antecedente? ¿algo así como mi primer acercamiento al vino? Tú porque vienes de España y allá a los niños les dan pan con vino y azúcar de postre, además lo toman como si fuera refresco, todo el día. Acá sabes que es más mamón el asunto. Pues sí, no debería, pero pasa.

Cata-Senadores-servir-vino Total. Ese día en el Senado iba a probar unos vinitos nuevos. Nunca había entrado a la nueva sede. Ándale, la de Reforma. Quería ver si era cierto el rumor ese, que no habían instalado baños. Sí, sí hay, imagínate si no. Pero como que los pusieron donde pudieron, pareciera que algunas oficinas las adaptaron para el caso. Y con eso de que se les rompen los conductos. Por eso le han de llamar “la casa de todos los mexicanos”, igual de jodidas las tuberías que las de casas de interés social.

Bueno, la cosa es que entré al lugar y ya sabes, la cata de nivel, con dos, tres empresarios de vino y otras ramas, gente de algunas embajadas, de España, Portugal, artistas plásticos…, chingón el asunto. De lo que se trataba era de maridar los vinos con algo de comida y obras de arte y así recorrer las cuatro estaciones y simular el ciclo de gestión y desarrollo de la vid. ¡Ah! verdad, no te esperabas esa. Cosas que se le ocurren a una chava que también le mete al vino, como yo, nomás que ella sí le sabe: Daniela Torres, se llama.

Cata-Senadores-Gabriela Sodi

Foto: Facebook Cepa Gratia

Y que llega la primera sorpresa. La artista que presentó ahí unas obras con texturas se llama Gabriela Sodi. ¿No te suena? No mames. ¿A poco no has escuchado cantar a Thalia? Sí, carnal, es su hermana. Leve, se parecen un leve. Es que Thalía es la reinita, ¿o no? En fin. Que muestra sus pinturas, una serie que se llama Topografía. Yo no sé cuál es la técnica que usa pero con el juego de tonalidades, sombras y demás parecía que esas piedras extrañas que plasmó se iban a salir. La primera era azul con tonos verdes y amarillos. Ándale, te remitía a la primavera. La del verano era roja, otra que le tiraba al cafe y marrón aludía al otoño y la negra con tonos grises el invierno. Pura obra que se exhibe en Nueva York.

¿Lo del vino? A eso voy. Que dan un vino verde. ¿Puedes creer eso? Ni tinto, ni blanco, ni rosado: verde. ¿Y tú por qué sí lo conoces? Ah, pues sí, Portugal está al ladito de tu tierra. ¿Pero sí sabes por qué es verde? Sí, por la denominación de origen, pero también porque en el Siglo XII cuando elaboraban este vino lo hacían con mala técnica y sabía ácido, era de difícil digestión. Nomás se los tomaban los del pueblo que lo hacían. Aunque igual se dice que se le llama vino verde porque el noroeste de Portugal, de donde viene, es un sitio con bastante vegetación. No, qué va, yo no lo sabía. El sommelier Eduardo Rivera lo dijo. Nomás que pongo atención.

Y luego soltó una frase que le quitó un poco la cara acartonada a todos:

—No quiero que sea una cata educativa, quiero que sea una cata entre amigos. Ya tomé muchos cursos ahora sólo quiero beber. Ya fue mucho bla, bla, bla, pasemos al glu, glu, glu.

Qué bien me cayó el tipo que sostenía su copa con Vino Aromas Das Castas. Después, ya sabes, da las indicaciones: hay que mirarlo sobre un fondo blanco para ver su color real —y éste era un vino verde color amarillo. De verdad, no te rías, así era—. Después olerlo, probarlo. A mí lo que me sorprende es cómo la gente le encuentra aromas. Este, por ejemplo, decía el sommelier que le llegaban notas de flores blancas, manzana, cítricos ¿puedes creerlo? Yo sólo encontraba algo como a naranja. Lo que sí, es que cuando le dí una mordida al volován de lechón con el que se debía acompañar, sí me supo como a mantequilla.

Cata-Senadores-vinos-canasta Luego lo maridé con a un canapé que era algo así como un pequeño pan con tomate deshidratado y una especie de masa con tomate y albahaca llamada chutnik. Y dio un sabor dulce. Nada más que luego me enteré que ese bocadillo era para maridar con un vino italiano Sensi Morellino. Pues sí, uno se confunde con la comida. Fíjate, para un vino español de nombre Linaje de Garcea se ofreció un tamal de ciruela con caldillo hecho con la misma bebida y queso azul. Sí, también hubo vino mexicano, un Balch´e Seis Premium, que se acompañó de un volován con carnes frías y maíz pozolero. No te sabías esa, mi español, vinos con comida mexicana, de Guerrero.

Sí, sí estaba confundido, me perdí entre tanto vino, pero después escuché a Mauro Coppe, el italiano que trajo el Sensi Morellino. Algo de razón ha de tener porque dijo que el maridaje es relativo, tal vez, dependiendo del vino, no hay que maridar con ciertos alimentos. El resto, todo se vale.

Cata-Senadores-canapés Que les digo a los compañeros la frase y que le empezamos a dar a los canapés y al vino. Me gustan los sabores que se forman: a veces sale almendra, otras fresa, en algunos el jamón se potencia.

Ya me voy, mi carnal. Ya me ha de estar buscando el capitán. La mesereada nomás da chance de platicar poquito. Luego nos aventamos otro cigarro, te cuento del achichincle del senador que casi suspende el evento y tú me cuentas de las artistas de la tele con las que fuiste a bailar. En esos eventos nunca me ha tocado meserear. Pos sí, me gustaría trabajar igual que tú, pero con esta panza no le puedo hacer al streeper.

Comments

comments