Cuando me invitaron a sumarme como fotógrafo al grupo de voluntarios que iría a Oaxaca para llevar material educativo y dar unas cuantas clases a niños de primaria de un par de localidades, no lo pensé dos veces. Me iba a desaparecer por una semana del ajetreo de la Ciudad de México, iría a dar un poco de mí a gente que necesita una mano —razón por la que me gusta el trabajo voluntario—, y no me costaría, pues a los asistentes a esta actividad, la Fundación Los Pilares de la Familia solicitó una cuota de recuperación para recaudar fondos que destina a atender las necesidades críticas de la comunidad y elevar la calidad de vida de familias en estado de vulnerabilidad.

LEE: Zapatos nuevos para mejorar el camino de la vida

La primera ciudad que pisamos fue Tlaxiaco. Todos los días nos levantábamos muy de mañana para llegar a la agencia de policía de la colonia Adolfo López Mateos, donde estuvimos realizando las actividades con niños entre cinco y 12 años de edad. Se les impartía clases de matemáticas, inglés, historia y Geografía, y alrededor de las dos o tres de la tarde se les daba de comer. Luego los voluntarios nos dedicamos a limpiar salones y a pintarla pequeña escuela primaria a la que asistían los niños llamada también “Adolfo López Mateos”. De ahí a cenar y de vuelta al hotel a descansar.

El jueves después de comer nos fuimos al pueblo de San Antonino Monteverde. Un par de guías nos llevaron a pie hacia nuestro destino desde el pueblo de Yolomecatl. No es que no exista carretera, lo que ellos querían es que viviéramos la experiencia de caminar por la Sierra Mixteca y ver como poco a poco se iba ocultando el sol. De hecho nos cayó la noche y tuvimos que iluminar el camino con lámparas. La oscuridad era tal que si uno volteaba hacía atrás no se podía ver más allá de la nariz.

Sí, el atardecer fue un espectáculo de tonos rojizos, recuerdo el paisaje montañoso y la oscuridad profunda, pero lo que en verdad se vuelve inolvidable de un viaje de trabajo voluntario son las sonrisa de los niños mixtecos. En ellas uno descubre lo que en verdad significa la felicidad.

Sierra mixteca Voluntario 1 Sierra mixteca Voluntario 2 Sierra mixteca Voluntario 3 Sierra mixteca Voluntario 4 Sierra mixteca Voluntario 5 Sierra mixteca Voluntario 6 Sierra mixteca Voluntario 7 Sierra mixteca Voluntario 8 Sierra mixteca Voluntario 9 Sierra mixteca Voluntario 10 4_223 5_33 5_103 5_136 5_116 5_144 6_1 6_6 6_28

Comments

comments