Durante ya sus buenos años la Condesa ha sido considerada un lugar nice y muy conocido por su gran cantidad de cafés, librerías, restaurantes, galerías y boutiques, además de que tiene una amplia oferta cultural y nocturna. La Condesa comparte su frontera y espíritu bohemio con otra tradicional colonia: la Roma.

Pero en esta ocasión, no quiero referirme a los locales bien establecidos que ahí, en la Condesa, abundan. En su lugar, voy a platicarles de un lugar muy especial que conocí con mi marido —todo un experto en el arte de comer en la calle—. Se trata del puesto de Doña Mary, que desde muy tempranito, antes de las seis de la mañana (sus ayudantes refieren que llegan a las cinco) ya está lista para recibir a quien quiera saborear sus delicias. Ella, junto a sus trabajadores, despacha al por mayor a los meseros de la zona —que para esa hora, van saliendo de trabajar—, a los empleados de los camiones de basura y de mantenimiento, que van comenzando la jornada, y en especial a los chavos que trabajan en la empresa que está ubicada a la vuelta de donde ella se ubica, quienes hacen desfile ya sea para desayunar o incluso, llevan sus recipientes para comprar comida para más tarde.

Tacos-Condesa-1

Pero, ¿qué es lo sobresaliente de este lugar? Aparte de la comida, que consta en su mayoría de tacos de diversos guisados, como lengua, bistec a la mexicana, arroz con huevo cocido, chile relleno, moronga, milanesa, tortitas de espinaca, huevo con jamón, sólo por mencionar algunos; así como de bistec, de chorizo o campechanos, acompañados de papas o de arroz; quesadillas, refrescos y jugos, lo más llamativo de aquí es la misma Doña Mary.

Su rostro moreno, que a simple vista no revela su edad, se ve serio, pero no se limita para soltarle una sonrisa a los demás. Lo mismo platica con los clientes, mientras despacha y regaña a alguno de sus ayudantes (que a veces incluyen a sus hijos y nueras) si no atiende con la suficiente rapidez. Pero no te confíes, porque también te puede tocar regaño, como a nosotros esta última vez, o incluso, hasta ¡albureada! Esta señora es divertida, con un humor ácido, pero nunca le falta al respeto a nadie, de eso puedes estar totalmente seguro. ¡Ah! Y si te toca tu regañada, no te lo tomes personal, porque siempre es con la intención de que te pongas listo para que nadie te gane el taco que pediste y te quedes esperando de más.

Tacos-Condesa-2

Un detalle que notarás, si te vuelves cliente cotidiano de Doña Mary, es que una vez que te ubica y “agarra” confianza, tus tacos pasarán de ser preparados en una tortilla normal, a ser consentido con una rica tortilla de masa azul, hecha a mano y en el momento.

Algo que debes saber de este lugar es que tienes que estar temprano. Doña Mary termina pronto y por lo regular, para las 10 de la mañana ya no hay nada, aunque ella te diga que a las 12 del día comienza a levantar.

Si estás decidido a probar su sazón, la encuentras de lunes a sábado, en la calle de Veracruz, exactamente a espaldas de una tienda de autoservicio y muy cerquita de la salida del metro Chapultepec, esa que da al Circuito Interior. Vale la pena la desmañanada o si vas saliendo del antro, es una buena opción para traer algo rico y bien preparado en el estómago.

¡Lánzate a probar!

Comments

comments