tag: Japón

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Crónica

Miyazaki: amistad y pollo, un regalo del destino

Miyazaki, un regalo del destino Destinado a ser —¡Nos vemos en Sydney! —dijo Keisuke, con su encantadora sonrisa. —Claro que sí —respondí. —¡Abrazo grupal! —gritó Keisuke emocionado. Nobuko, Yu, Keisuke y yo nos abrazamos un rato, como para tratar de retener ese momento. Él se alejó, mientras nosotros tres nos encaminábamos al estacionamiento para regresar a Aoshima, Miyazaki. Fui a Miyazaki ... Continue reading ›

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Mochilazo

Aoshima: la isla de los gatos… a la que le hacen falta gatos

Hace tiempo leí sobre una isla llena de gatos en el sur de Japón . El artículo era bastante general y decía poco del sitio pero tenía un montón de fotos de encantadores felinos. La isla se llamaba Aoshima. Así, el día que empecé a planear mi viaje a Japón, Aoshima se convirtió en uno de ... Continue reading ›

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Crónica

Miyajima: la isla donde está el torii de mis sueños

Hacen tiempo soñé que estaba en Miyajima, una isla cercana a Hiroshima, Japón. En mi sueño, estaba en tierra, justo enfrente del gran torii “flotante” del santuario de Itsukushima, quizá una de las imágenes más famosas de ese país —los “torii” son los arcos angulares que están en las entradas de los santuarios sintoístas—. En la ... Continue reading ›

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Mochilazo

Una granja orgánica de Japón: la felicidad de una vida sencilla

Tsutomu-san tomó aire y clavó con fuerza el tenedor gigante en la tierra, emitiendo un sonido agudo, similar al silbido. Sacó de un jalón un manojo de camotes grandes y morados que dejó en el piso. Mi tarea era simple: cortar los tubérculo y ponerlos con cuidado en una caja de plástico verde. Aunque el trabajo ... Continue reading ›

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Mochilazo

Nikko, tierra de templos y lluvia

En cuanto supe que iba a Japón, puse a Nikko, una pequeña ciudad al norte de Tokyo, entre los lugares a visitar. ¿Por qué? Por los monos sabios, esa conocida tríada de primates en la que uno se tapa la boca; otro, los ojos; uno más, las orejas. Está labrado en un establo del Toshogu Shrine, ... Continue reading ›

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Mochilazo

La cumbre del Monte Fuji, donde renacen el espíritu y el sol

Desde que hablé del viaje a Japón me preguntaron si iría al monte Fuji. Yo negué rotundamente. No es que no tuviera interés, es sólo que tenía miedo. A mis 36 años y con mis achaques, retar al Fuji era un auténtico acto de temeridad necia, y no pensaba arriesgarme. El gigante nipón ni siquiera entró ... Continue reading ›

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Mochilazo

Sumidagawa: el río japonés que me llegó al corazón

Miré emocionada el río Sumida por un largo rato. Todavía no eran las ocho de la mañana pero el sol ya estaba pleno sobre el largo cuerpo de agua. El aire cálido y húmedo de la ciudad me hacía sudar a chorros. Los ciclistas pasaban detrás de mí. Yo me aferré a la baranda para no ... Continue reading ›

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Mochilazo

Asakusa: máquina del tiempo sin final

Decidí pasar las primeras noches de mi viaje a Japón en Asakusa, no por el ambiente tradicional que recuerda la era Edo (Siglos XVII al XIX) ni por el templo Sensoji, el más antiguo e importante de Tokyo, sino por algo mucho más mundano: fue en donde encontré el hospedaje más barato y mejor ubicado. Impulsada por ... Continue reading ›

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Mochilazo

Las flores de fuego que alumbran Tokyo: Sumidagawa Hanabi Takai

Estaba en mi pequeñísima habitación cápsula, en Asakusa, cuando escuché los primeros estruendos que anunciaban el comienzo del Sumidagawa Hanabi Takai, una ancestral fiesta de verano que se celebra a lo largo del río Sumida, el cual atraviesa Tokyo. Desde 1733 hasta la fecha, cada último sábado de julio las flores de fuego (pues “hanabi” se ... Continue reading ›

Katya Albiter

No me odies. ¿Ya dije que no me odies?

Katya Albiter in Crónica

Cosplay, la magia de ser otro

Lo vi cerca de la entrada y, a pesar de la multitud, destacaba entre los cosplayers. Era un traje vistoso portado con galanura. El sombrero negro, con una punta extrañamente caída, servía de guía. Cada vez que me acercaba, él doblaba una esquina y desaparecía, como si se hubiera desvanecido en el aire. Lo perdí en ... Continue reading ›