Qué mejor nos los preparen de conejo y ancas de rana. O qué tal con maíz triturado, camarones, acociles y hormiga chicatana. Así saboreamos una de las más populares comidas mexicanas y pusimos a prueba el gusto del chilango durante la edición 24 de la Feria del Tamal en el Museo de Culturas Populares, al sur de la Ciudad de México.

En Venezuela le llaman hallaca, en Bolivia humita, en Nicaragua nacatamal, en Puerto Rico guanime y en Honduras montucas, pero todos tienen el mismo ingrediente principal, el maíz. En México se tienen registradas más de 370 variedades de tamal, desde Yucatán con los vaporcitos hechos con cochinita pibil, hasta las corundas de Michoacán y los famosos tamales oaxaqueños con hormiga chicatana.

Tamales-manos

El papel picado de colores que adorna los patios del museo, así como las mesas con los manteles floreados nos invitan a tomar asiento con nuestro respectivo tamalito y un atolito, que los hay de diferentes sabores, un café de olla, pozol, tascalate y chocolate atole.

Mientras nos acercamos al puesto preguntamos en qué consiste el tamal Cervantino. David Dávila uno de los expositores que viene de Guanajuato cuenta que este tamal creado en Celaya se compone de salsa verde con carne de cerdo, guajillo, crema , quesos, salsa bravas (porque tienen varias mezclas de chiles), cebolla y zanahoria fileteada. Para los que no comen picante y quieren enamorar a una chica, ha creado el tamal Callejón de Beso, que tiene elote tierno con mantequilla, arándanos, piña, un toque de cajeta de Celaya y mermelada, nuez y amaranto tostado.

Tamal cervantino

Tamal cervantino

La señora Xóchitl Reyes, que muestra orgullosa el traje típico de Chiapa, nos platica que los tamales tradicionales en ese estado son los de chipilín con pechuga, pero que en las fiestas no puede faltar el tamal chiapaneco, que lleva mole chiapaneco, ciruela pasa, pasitas, aceitunas, huevo duro en rodajas, pechuga deshebrada y un pedazo de pimiento morrón, que no pica. Se puede complementar con una salsita de tomates asados y chile chocolate, que también se consigue en Chiapas. Y para no bajarlo a brincos, hay que probar el pozol y el tascalate, que Xochitl ofrece en guajes.

Tamal chiapaneco

Tamal chiapaneco

Doña Lety, la veracruzana, hace honor a su tradición familiar y ofrece en una hojas de plátano un tamal prehispánico: el famoso zacahuil que se elabora de maíz martajado y enchilado y se hornea como si fuera una barbacoa toda la noche. La longitud de este tamal de dos y medio a tres metros. ¡Hasta cabe un cerdo completo! Nos platica que este tamal proviene de la Huasteca y que se prepara para las fiestas del pueblo, como las bodas, y es lo mejor que un anfitrión puede ofrecer a sus invitados.

Zacahuil

Zacahuil

A los ocho años la señora Edmunda García preparó su primer tamal de frijol, ahora se dedica a venderlos. En su vaporera están como regalo los de mole rojo, mole amarillo y mole negro, todos con pollo. Además prepara de flor de calabaza con queso, costilla de cerdo en chileajo, chipilín con costilla de cerdo y chipilín con queso Oaxaca, por mencionar algunos. Pero el que más llama la atención es el que elabora con una salsa que lleva hormiga chicatana, chile, cebolla y ajo. Después esta mezcla se revuelve con la masa, y cuando se hacen los tamales se rellenan con la hueva de este insecto. Ella manda a pedir la chicatana a su pueblo, San Mateo Piñas, Oaxaca, porque ahí la recolectan. Hay probar el chocolate atole o espuma de la señora Edmunda, que hace con cacao, canela, pinole, atole de maíz blanco y azúcar.

Hormiga chicatana

Hormiga chicatana

Pero en la Ciudad de México también tenemos nuestras propuestas culinarias. Ahí está don Daniel Rufino, que ofrece unos ricos tamales de ancas de rana preparadas con salsa verde, de guajolote con mole, de conejo y de xoconostle. Todo un deleite que se puede disfrutar un fin de semana en su rancho allá en Xochimilco.

Tamal de anca de rana

Tamal de anca de rana

Lo bueno es que uno no debe esperar hasta el 2 de febrero, día de la Candelaria, para cobrar los tamales que por costumbre se regalan después de sacar al niño de la rosca de Reyes. Pretextos para disfrutarlos hay muchos: que en un bautizo, en el cumpleaños del abuelo, en la ofrenda del día de muertos y hasta en los velorios.

¡Provecho!

Tamal-xoconostle

Tamal de xoconostle de Xochimilco

 

Tamal-de-conejo

Tamal de conejo de Xochimilco

 

Tamal-chiapaneco

Tamal chiapaneco

 

Pozol-y-tascalate

Pozol y tascalate

 

Zacahuil2

Zacahuil

 

Jarritos

Jarritos para el chocolate atole

 

Chipilín-con-pollo-

Tamal de chipilín con pollo de Chiapas

 

Chocolateatole

Chocolate atole

 

Uchepos de Michoacán

Uchepos de Michoacán

Fotos de la autora

Comments

comments