Una de las colonias más emblemáticas de la Ciudad de México es la Juárez. Sus casonas de estilo porfiriano, sus plazas y jardines y el actual surgimiento de restaurantes, negocios emergentes, galerías de arte y bares que albergan eventos culturales, la convierten en una zona de contrastes. Aunque está rodeada de grandes avenidas como Reforma y Chapultepec, sus calles se prestan para caminar y descubrir todo lo que ofrece.

Aquí te presentamos algunos datos para que conozcas un poco sobre ella y te animes a recorrerla.

LEE: Mixcoac, mi barrio

Colonia-Juárez-Hotel-OK

1. Un decreto de Porfirio Díaz ordenó unificar las colonias Bucareli, América y Nueva América, para crear un nuevo asentamiento con motivo del primer centenario del nacimiento de Benito Juárez. Así, el 20 de marzo de 1906 nace la colonia Juárez.

2. Se dice que a principio de Siglo XX, don Ricardo García Granado, antiguo cónsul de México en Europa, bautizó algunas de sus calles con el nombre de las ciudades donde nacieron sus hijos mientras fue diplomático. Cuando se estableció la nomenclatura oficial la idea de los nombres europeos continuó.

3. En 1899 México y China abrieron relaciones comerciales. Para conmemorar el hecho y con motivo del centenario de la Independencia, en 1910 la Dinastía Qing regaló el reloj de bronce que se encuentra en la calle de Bucareli y el cruce con Atenas.

LEE: Contando las horas en la capital al estilo turco y libanés

RELOJ-CHINO-OK

4. En 1912 el empresario Ernesto Pugibet construyó en la calle de Abraham González tres pasajes para que los trabajadores de su cigarrera El Buen Tono, no tuvieran que trasladarse tan lejos a sus hogares. La gran novedad es que en todas las viviendas había agua para bañarse —en aquella época, con la poco agua que llegaba a la ciudad eso era un lujo—. Durante un tiempo esas tres calles —Gardenia, Mascota e Ideal— fueron conocidas como el barrio del Buen Tono. Sus ventanales, columnas blancas y balcones de herrería con macetas aún hoy enamoran a muchos caminantes. Aunque estos pasajes están a espaldas de Bucareli y a una calle de avenida Chapultepec, en su interior hay una gran tranquilidad.

5. En la esquina de Liverpool y Berlín, una placa señala que en ese lugar estuvo la casa que perteneció a la familia de Francisco I. Madero hasta 1913, pues durante la Decena Trágica, militares afines a Victoriano Huerta la quemaron.

6. La casona número seis de la calle Londres, sede del Museo de Cera, es una obra de Antonio Rivas Mercado, quien también construyó la Columna de la Independencia. Se dice que el empresario francés Alex Berger, se la regaló a su esposa María Félix. Una anécdota cuenta que La Doña también decía que era dueña del Metro, pues su marido participó en la construcción de las primeras tres líneas y se lo obsequió. En 2014 José Alfonso Suárez, subsecretario del Sistema de Transporte Colectivo, dijo que había algo de verdad en ello.

7. Se dice que durante la década de los 50 en el Café La Habana, Fidel Castro y el “Che” Guevara planearon la Revolución Cubana. Además, en los años 60 y 70 fue el lugar de reunión de escritores universales como Roberto Bolaños, Gabriel García Márquez y Octavio Paz. La cercanía con los periódicos El Universal y Excélsior lo hizo un sitio de periodistas. Cuenta Vicente Leñero que luego del despido de Julio Scherer y su equipo del periódico, se dirigieron al Café La Habana a quitarse el sabor amargo que les dejó aquel suceso.

8. Hay varias versiones sobre el origen del nombre Zona Rosa, la franja de galerías de arte en los años 60 y actualmente de bares y restaurantes, así como lugares de esparcimiento para la comunidad LGBTIQ. En La región más transparente, Carlos Fuentes escribe que varios edificios de la calle de Niza estaban pintados de color rosa y de ahí deriva el mote. En su crónica La Zona Rosa, Vicente Leñero, dice que adquirió el apelativo porque era muy ingenua para ser roja, pero demasiado frívola para ser blanca. Por su parte el pintor José Luis Cuevas, se adjudica la paternidad del nombre tras exponer en la Galería Trofeo y decir en una entrevista que su muestra se llamaba Temas de una zona roja en esta zona rosa.

Colonia-Juárez-Zona-Rosa

9. Entre los personajes que han vivido en La Juárez se encuentran la poeta y escritora Pita Amor (que nació y fue criada en Abraham González 66, luego vivió en Génova y, según escribe Elena Poniatowska en su libro Las siete cabritas, Liverpool, Berlín, Londres, Varsovia, Hamburgo, Milán, Florencia, París, Versalles y Niza la vieron envejecer y enloquecer); Rodrigo González y Françoise Bardinet, su última pareja, que murieron tras el derrumbe del edificio que habitaban en la calle de Bruselas durante el temblor del 1985; Ernesto “Che” Guevara, su esposa Hilda Gadea y su hija Hilda, que vivieron en Nápoles 40; y el actor belga Frederick, El mimo europeo, que también murió en 1985 atrapado en los escombros de su departamento de Bruselas 8.

LEE: 1985: el temblor que no me comió

10. La colonia Juárez alberga a dos comunidades importantes. A un costado de la Plaza Giordano Bruno pasan las tardes, desde hace décadas, los gitanos de origen español, quienes se dedican al comercio ambulante y al flamenco. Mientras que entre las calles de Florencia y Lejía está lo que podríamos llamar el barrio coreano. Si uno observa bien encontrará condominios de donde salen para comer en restaurantes con fachadas de pagoda, vender productos hechos en Corea en sus tiendas y, en general, mantener sus actividades en México.

Foto portada usuario Flickr Angélica Portales

Comments

comments