La mujer siempre ha estado presente en la historia del circo. Inconcebible mujer barbuda o hábil trapecista, su figura solía estar a la sombra de los hombres, quienes tradicionalmente, además de actuar, administraban el espectáculo. Con la llegada de la modernidad, el papel de la mujer se ha vuelto más protagónico y ha trascendido los viejos estereotipos de género. Ahora las mujeres del circo son empresarias de sus propios talleres de formación circense, se preparan académicamente, toman decisiones importantes, crían a sus hijos, entrenan casi a diario y vuelan por los aires subidas en un trapecio, telas o aros.

Con la finalidad de explorar el papel que desempeña la mujer actual en el circo de nuestro país, hace unas semanas el Museo Nacional de Arte (MUNAL) ofreció un conversatorio. Al evento fueron invitadas cinco jóvenes de profesión circense, directoras de Zarawato Bus- Circo en Movimiento, Circo Hecho a Mano, Tránsito Cinco Artes Escénicas S.C., Circo Zephyr S.C. y Centro para la Difusión de las Artes del Circo A.C.

LEE: El circo. La vida sin animales

Circo-Mujeres-centro-OK

La mayoría tuvo su primer contacto con el circo de manera fortuita. “Estaba buscando una clase de yoga y encontré una de trapecio; simplemente quedé encantada”, señaló Jade Zerón, directora de Zarawato Bus – Circo en Movimiento. “Después de estudiar Bellas Artes en España me dediqué a aprender trapecio y danza aérea en la Escuela de Circo de Barcelona y en escuelas de Brasil, la India y Bélgica. Me dedico a lo que me gusta, sé que es una actividad poco convencional y que con el paso del tiempo será más difícil que me cuelgue, pero espero poder hacerlo aun con el cuerpo lleno de arrugas”, añadió.

“El circo contemporáneo es una práctica abierta conectiva experimental que busca nuevos colaboradores y directores. El rol de la mujer ha evolucionado junto con el circo”, señaló Yolanda García, licenciada en filosofía y creadora de Circo Hecho a Mano. Para ella, ahora la mujer artista de circo es más emprendedora y participativa en su profesión. Madre soltera de carácter decidido, ha logrado desarrollarse tanto en el ámbito académico como en el circense y además emprender su propio negocio. “Preferí esta última actividad porque me permite expresarme a través del arte. Aquí es donde me siento mejor. El día a día no es fácil, se presentan obstáculos y muchas veces hay que ofrecer promociones en los talleres para captar alumnos, pero la satisfacción de poder hacer lo que me gusta lo compensa”.

LEE: La vida es un circo… un Circo Inclusivo

Circo Mujeres 1 Amanda

Tres de estas cinco empresarias manejan sus propias escuelas, donde imparten talleres de malabares, flexibilidad, equilibrio y danza aérea, en sociedad con sus parejas sentimentales, a quienes instan a dar su mejor esfuerzo mientras los apoyan en sus tareas. Convencidas de que ésta es la profesión que les apasiona, afirman que pueden combinarla con su papel de madre. “Para mí es importante enseñarle a mi hijo que puede ganarse la vida en la actividad que él elija, sin importar cuál sea”, afirma Jessica González, directora de Tránsito Cinco Artes Escénicas, S.C. Por su parte, Renata Pinal, fundadora de Circo Zephyr, S.C., concluye: “Siempre que trabajes duro y te esfuerces podrás alcanzar lo que te propones. Una de las grandes ventajas del circo es que te empodera; descubres que eres capaz de lo inimaginable. Las mujeres tenemos la capacidad de hacer cualquier cosa”.

El primer reto que enfrentan las artistas de circo es precisamente atreverse a incursionar en esta actividad y hacerla su modo de vida. Para Jade Zerón su reto más grande ha sido “poder construir mi vida como me la imaginé, la manera como quiero vivirla, aunque vaya en contra de lo convencional. Yo decidí ser artista de circo y crear. Mi objetivo es crear conciencia, ayudar a reflexionar mediante las artes circenses la forma como nos relacionamos con el mundo. También busco impulsar procesos creativos donde pueda utilizarse el lenguaje circense como una herramienta para comunicar”.

Circo-Mujeres-Circo-del-sol-2

Las mujeres del circo contemporáneo han logrado expresarse de nuevas maneras al utilizar sus habilidades corporales como contorsión, equilibrio, flexibilidad y gracia, junto con su característica determinación. Audaces, no tienen miedo de colgarse en las alturas y retar al vacío; de igual forma, emprenden y se arriesgan en la aventura de crecer en el mundo del negocio de las artes circenses, de desarrollarse como profesionistas, madres y artistas, y de contribuir a la preservación cultural de esta actividad.

Comments

comments