A buena parte de los mexicanos cuando se les menciona el nombre de Yoko Ono lo primero que viene a la mente es John Lennon y la separación de los Beatles. Poco se sabe de la obra de esta artista conceptual. Sin embargo, su pieza “Árboles de los deseos” ha sido una de las más visitadas desde hace un par de meses en la Ciudad de México, cuando la japonesa presentó “Tierra de esperanzas”, una muestra donde reúne 16 piezas emblemáticas de su trabajo, que tienen como tema la paz, la violencia y el género.

Y es que la mayoría de los 110 arbolitos fueron ubicados en estaciones del metro: Insurgentes, Universidad, Mixcoac, Santa Anita, El Rosario, La Villa-Basílica, UAM-I, Mixiuhca, Parque de los Venados y Periférico Oriente.

LEE: Recoger restos humanos: el trabajo sucio en el Metro

La obra, que estará expuesta hasta el 29 de mayo, consiste en varios árboles colocados en macetas y situados en algún pasillo rumbo a los andenes. El espectador toma un cartoncillo —como los que se utilizan en las tiendas departamentales para poner los precios de la ropa—, escribe algún deseo en él y lo cuelga en las ramas. Al finalizar la exposición los deseos serán enviados a la artista, quien los depositará en el Torre Imagina la Paz, la columna de luz que dedicó a John Lennon en Islandia.

Metro-CU-Arbol-ok

Estación Universidad

Los árboles de Yoko Ono no son sólo una ocurrencia. Ella misma cuenta que de niña escribía deseos en un papel y lo ataba alrededor de la rama de un árbol en un templo cuyo patio estaba repleto de árboles de los deseos. Al mirarlos desde lejos, dice, los papeles parecían flores blancas.

El árbol de los deseos es una tradición antigua que se practica en países como Japón, China e India; incluso en Escocia e Irlanda hay algunas leyendas que aluden a esta costumbre.

LEE: Nichinan: belleza desconocida en el sur de Japón

En México, aunque mucha gente no tiene idea que esas macetas que se encuentran mientras caminan por las entrañas del sistema de transporte más importante de la ciudad, son una obra de arte conceptual, los árboles han tenido buena acogida. Las personas se acercan, se preguntan qué es y por qué está ahí, y luego de un rato sacan una hoja de cuaderno, el boleto de cine, el volante que les dio algún repartidor y hasta papel de baño; en ella escriben eso que tanto anhelan y lo cuelgan en las ramas de los árboles que lucen casi secos.

Estación Santa Anita

Estación Santa Anita

En cada petición colgada se manifiestan las carencias, no de una persona, sino de todo el país: el éxito, el bienestar económico, un buen gobierno, la felicidad —lo que sea que eso signifique para cada persona—.

Sin embargo, también están los deseos más auténticos: el que ya no quiere ser culero con las otras personas, el que sólo pide que el metro sea gratuito, la que quiere que el tipo que le gusta la saque de la friendzone o el ingenuo que desea que su novia le sea fiel.

Para eso de los deseos los mexicanos nos pintamos solos.

Los ingénuos

8-Arbol-deseo-ingenuo

9-Arbol-deseo-ingenuo

4-Arbol-deseo-marro-metro

Deseo-1

Los imposibles

6-Arbol-deseo-ingenuo

1-Arbol-deseo-pene

7-Arbol-deseo-ingenuo

10-Arbol-deseo-huevos

Los tacaños

4-Arbol-deseo-marro-Lap

5-Arbol-deseo-marro-auto

4-Arbol-deseo-marro-metro2

Los calientes

Deseo-22

Deseo 17

12-Arbol-deseo-ingenuo

Los bipolares

2-Arbol-deseo-amigos

3-Arbol-deseo-voluble

Deseo 3

Los auténticos

Deseo 7

Deseo 19

Fotos: Memo Bautista

 

Comments

comments