El 14 de mayo, después de 80 años sirviendo neutle a sus visitantes, la pulquería La Titina cerró sus puertas. A decir de doña Celia Muñoz, la matriarca de la familia que ponía buenos pulque y buenas botanas en la mesa, José Ramos Zárate, el propietario del inmueble, decidió dejar de rentarles el local. Por este motivo recuperamos esta crónica que hizo para Crónicas de Asfalto Ariel Torres, artista plástico y uno de los más activos divulgadores de la cultura del pulque en la Ciudad de México. Queda éste documento como testigo de que este lugar fue desde la mitad del Siglo XX hasta nuestro días, un espacio de cultura y de la gastronomía popular.

Ciudad de México, Calzada de los Misterios y avenida Ingeniero Alfredo Robles Domínguez, cruce de dos grandes vialidades. Trafico, ruido, smog y mucho, pero mucho estrés. Sin embargo, precisamente en esa esquina se encuentra algo muy parecido a un oasis en medio del desierto caótico: la pulquería La Titina.

LEE: El pulque no sabe de leyes. Un toreo en Xochimilco

Y realmente es un oasis porque ya es difícil encontrar una buena pulquería que nos haga recordar a las que existían hace ya algunos ayeres, con todos esos elementos que distinguían a estos establecimientos, como las paredes cubiertas de antiguos azulejos, el tradicional altar guadalupano, fotografías de distintas pulquerías, su división del departamento de mujeres. Aún se puede observar en la barra la recargadera para los pies y el antiguo mingitorio del cual se hacía uso desde la barra. Si bien el lugar no es muy amplio, se compensa con la atención en el servicio y con la alta calidad del octli, traído directamente desde Nacamilpa, Tlaxcala.

La Titina ofrece, además del pulque blanco, una variedad de más de 40 sabores de curados que van desde los más tradicionales, como avena, limón, piñón, jitomate, guayaba y apio, pasando por los de mamey, pistache, nescafé, piña, melón y guanábana, hasta los más exóticos como arroz, limón de leche, chicle, rompope, fresas con crema, tequila, mezcal y aguacate.

Brinda cuatro sabores de pulque de lunes a jueves y siete los viernes y sábados, en un horario de diez de la mañana a ocho de la noche, todo esto en medio de un agradable ambiente de cordialidad con los demás parroquianos.

LEE: A falta de carne… pulque

El pulque que se sirve es muy fresco, pues lo traen todos los lunes, miércoles, viernes y sábados, entre las tres y media y cuatro de la mañana, además que se brinda a diario neutle nuevo porque se termina. Actualmente la pulquería ofrece los mejores precios por litro: el blanco cuesta 16 pesos, los curados de agua 26 y los de leche 35. Sus sabores especiales, fresas con crema y piñón, están en 40 y 50 pesos, respectivamente. Las medidas van desde el vaso de medio y el tarro de litro, así como la jarra de dos y la cubeta de 5 litros.

Y para acompañar nuestro néctar de los dioses, nada mejor que una de las variadas botanas que se sirven diariamente, algunas con nombres graciosos, como chicharrón de tapir o hígados de mono y de antílope, además de lentejas, frijoles, chicharrón en chile verde, alambre, mariscadas, manitas de puerco, entre muchas otras, sin dejar de lado el típico molcajete lleno de salsa muy picosa, pero igualmente muy sabrosa, y sus respectivas tortillas.

No podría estar completa la tertulia sin escuchar una muy buena y variada música. Y si bien no hay una rocola, se cuenta con un equipo de sonido desde el que se escucha la radio o discos compactos, además cuenta con Wi-Fi, lo que permite solicitar la canción que más le guste a uno, deseo que es complacido con gusto por el buen Carlos, que atiende la barra.

Para saber cuáles son los curados que se ofrecen cada día pueden visitar el sitio en Facebook. Sólo basta con entrar a la mencionada red social y escribir: pulquería La Titina, y así obtendrán esta y mas información relacionada al lugar, como los recién inventados retos de pulque, en donde contienden dos o más pulquerías haciendo un sabor en especifico el mismo día. Por supuesto, los clientes deciden cual es el mejor. No hace mucho La Titina compitió con uno sabor de camote y un exótico curado llamado antigripal.

Así es que no lo duden más y visiten la pulquería La Titina.

¡Salud!

Comments

comments