Hace un año la cinta Carmín Tropical fue presentada en el Festival Internacional de Cine de Morelia donde le dieron el galardón a mejor largometraje; este año tuvo 10 nominaciones al premio Ariel y se llevó la estatuilla por mejor guión original, ha tenido exhibición fuera de México y eso a Rigoberto Perzcano, director de la cinta, le da la seguridad de decir que su película no es sólo para festivales. Él sabe que el cine mexicano ha confirmado su calidad pero los realizadores se enfrentan desde hace muchos años a la poca exhibición de sus trabajos en salas comerciales.

“Siempre se está hablando de que si en México existe una industria. Claro que no existe una industria. Porque no tenemos la capacidad de poder salir a salas comerciales como se debe y eso me parece muy lamentable, me parece que no tiene sentido a pesar de los premios, a pesar de todos los reconocimientos que tiene el cine mexicano, que la gente no pueda ver el cine que se está produciendo en México con sus recursos y con sus impuestos”.

Rigoberto Perezcano 1

Este cineasta sabe que en enero de 2014 la senadora Marcela Torres Peimbert presentó una Iniciativa de Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual, en la que, entre otras cosas, proponía actualizar las reglas de distribución en nuevas plataformas y tiempo en pantalla para el cine mexicano. Pero no fructificó.

“Estamos hablando que el 80, 90 por ciento de las películas que se hacen en este país es a través de recursos públicos, y me parece absurdo que ningún legislador, ningún senador, pueda retomar lo que ya se había hablado en algún momento: tratar de proteger, que por ley se pueda exhibir una película mexicana en horarios decentes, en salas decentes, que pueda el público acercarse a ver lo que se está produciendo en su país (…) Me parece lamentable que no haya un funcionario que pueda retomar esta ley. Y por qué. Porque estamos hablando entonces ya del Tratado de Libre Comercio, estamos hablando ya de una imposición en mercado para que el cine mexicano esté sufriendo su poca exhibición, su poca salida en México (…) Mientras no haya una decisión que venga del Senado en la cual el Gobierno Federal proteja al cine mexicano va a ser casi imposible luchar contra las salas comerciales”.

Carmin tropical 4

Refrescando al cine negro nacional

Fue en los años 30 cuando los espectadores estadounidenses vieron por primera vez esas películas donde el suspenso esta presente en todo momento, que se centra en la sutil mirada del que pretende descubrir un crimen, donde muchas veces el horror aparece sin que se muestre una sola gota de sangre. Cine negro le llaman. O Film noir los que quieren sonar más finolis. El caso es que esta forma hollywoodense le salpicó al cine mexicano de los 40 y 50, precisamente durante la llamada época de oro del cine nacional. Ahí están cintas como “En la palma de tu mano” de Roberto Gavaldón, “Distinto amanecer” de Julio Bracho con fotografía de Gabriel Figueroa; o “El reino de los gángsters” de Juan Orol.

Sin embargo, luego de ese momento la producción de películas mexicanas con esas características ha sido poca a lo largo de los años. Es por ello que Carmín Tropical llama mucho la atención, porque no sólo juega con el suspenso. Su cinta parece un documental, luego en el desarrollo uno se da cuenta que es una ficción y finalmente descubre que se trata de un triller.

“Eso es lo que me gusta. Me gusta mezclar los géneros, me gusta que el público se cuestione qué está viendo… eso es interesante, que estés viendo una película que fue hecha con mucho trabajo, con muchas responsabilidad, con deseos de proponer caminos narrativos diferentes. Y en este sentido, estamos seguros que la película no se parece a otra. El espectador mexicano no va a tener una referencia inmediata de una película que se le parezca a Carmín Tropical. Maneja muchos géneros, los mezcla”.

Carmin tropical 3

Carmín Tropical narra la historia de Mabel, una chica transexual que regresa a su pueblo para saber qué fue lo que realmente pasó con su amiga Daniela, quien fue asesinada. La problemática de la cinta no surge de la nada, ni de la imaginación del director. Según el informe de la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia, dado a conocer en mayo de 2015 y realizado por la organización civil Letra S Sida, Cultura y Vida Cotidiana, en los últimos 19 años se han registrado mil 218 homicidios por homofobia y se estima que por cada caso reportado hay tres o cuatro más que no se denuncian, lo que coloca al país en el segundo lugar en crímenes por homofobia, debajo de Brasil.

Carmin tropical 2

Realizar esta cinta le llevó a Rigoberto más o menos 10 años de trabajo, desde la investigación, tener en la cabeza cómo iba a desarrollar la historia, con el deseo que pudiera ser filmada, de hecho iba a ser su ópera prima. Hasta que logro concretar el trabajo y contar una historia en Juchitán, el famoso pueblo oaxaqueño donde los transexuales, los muxes como se les llama, son una parte importante en la comunidad y la cultura del lugar.

“Yo soy de Oaxaca y me interesa mucho hablar sobre la cultura que yo conozco en este momento. Como he dicho, voy a hacer tres películas que tienen que ver con Oaxaca. Y quería tratar un tema complicado dentro de la estructura social mexicana, que es alguien que se desea travestir, y en ese sentido me parece que Juchitán tiene una capacidad —y está viendo unos años adelante, no olvidemos que los zapotecas son una cultura milenaria— de aceptar, de convivir con las diferencias sexuales. Y eso me parece muy interesante. Obvio, no quería hacer una película únicamente que se quede en el disfrute, en la capacidad que tienen y en qué bien se la pasan. Quería hacer una película que también hablara sobre la intolerancia, la incapacidad, el pensamiento retrógrada que puede tener una persona al no abrirse en estas posibilidades. Sobre todo este mal, esa incapacidad de convivir con ello está representada con el asesino”.

Carmín Tropical se estrena este viernes 9 de octubre en salas de la Ciudad de México y Guadalajara.

Comments

comments