El 29 de mayo se cumplieron 51 años que fue inaugurado el Estadio Azteca, una de las construcciones emblemáticas de la Ciudad de México y uno de los centros de espectáculos masivos más importantes del país. Ahí no sólo se juega futbol, también se han llevando a cabo conciertos, partidos de americano, lucha libre, box, ceremonias religiosas hasta cierre de campañas políticas.

Claudia Fernández y Andrew Paxman cuentan en El Tigre, Emilio Azcárraga y su imperio Televisa (Grijalbo, 2000), que El Tigre se empeñó en construir este edificio contrario a los deseos de su padre, quien dudaba del modelo de negocio que planteaba su hijo: vender los palcos.

ESCUCHA: Crónicas de Asfalto radio. Una cascarita banquetera

Portada-Estadio-Azteca 1

Hábil para atraer a las grandes masas, Emilio Azcárraga Milmo también ideó una forma para que la gente se involucrara y sintiera suyo el inmueble: convocó a un concurso para que los aficionados al futbol de todo el país propusieran el nombre del nuevo edificio. El que tuviera mayor número de votos, a través de cartas, sería el elegido. Así fue que desde su bonito León, Guanajuato, Antonio Vázquez Torres sugirió el título de “Azteca”. Y ganó, no sólo la satisfacción de bautizar al estadio, también dos asientos de plateas durante 99 años.

LEE: Rito de guerra y carnaval. Ritual del Kaos, la barra del América

El Estadio Azteca ha impactado a los aficionados de todo el mundo. Los músicos también han caído ante su atractivo. Aquí algunos de los temas que toman como protagonista o referencia al Coloso de Santa Úrsula.

Estadio Azteca. Andrés Calamaro (2004)

El ejemplo más famoso es la canción que escribieron Andrés Calamaro y Marcelo Scornik: Estadio Azteca, que narra la impresión que dejó en un niño ver en ese campo al “gigante” del Mundial de 1970, Pelé, y a Maradona 16 años después.

La mano de Dios. Rodrigo El Potro (2000)

Algo parecido le pasó a Rodrigo Bueno, El Potro, que quedó cautivado con los movimientos que mostró Maradona en el Mundial de 1986 y la picardía para engañar al árbitro y anotar un gol con la mano en el encuentro que sostuvo Argentina contra Inglaterra, precisamente en el Estadio Azteca. “Fue la mano de Dios”, declararía más adelante Diego, y Rodrigo así titularía su canción.

Caseta de Cuota. El Tri (1988)

Alex Lora también es otro de los autores que han incluido al Azteca en sus canciones. Aunque en Caseta de cuota no habla de futbol, si hace referencia al tamaño del estadio, el tercero más grande del mundo, al reclamar que con el dinero que se paga en las carreteras se podría construir otro Estadio Azteca.

El pesimista. Ricky Luis (1994)

En 1994 Ricky Luis dio a conocer esta canción de desamor chilango donde algunos espacios pueden convertir al tipo que trae roto el corazón en un pesimista. Incluso el Estadio Azteca, donde cualquiera desaparece y se torna insignificante entre más de 120 mil espectadores.

Comments

comments