Es completamente extraño que al caminar por Plaza de la República el Místico –sí, el luchador– se te cruce después de que el aceite de la cocina le brincara por todo el cuerpo y le provocará quemaduras de tercer grado. Así nomás porque sí.

Por un momento me pellizco. ¿Estoy soñando? Pero ahí sigue Freddy Krueger disfrazado de luchador del CMLL. Y la gente camina con normalidad. Un día Dalí dijo que no volvería a México nunca más. No soportaba la idea de estar en un país que superaba el surrealismo de sus pinturas. El sábado fue de esos días en donde habría que darle la razón.

Al llegar a la explanada del Monumento a la Revolución, algunas catrinas me hacen pensar que la celebración por el Día de Muertos continúa. Pero conforme me giro en 360° me siento Rick Grimes en “The Walking Dead.” Un tipo se arrastra hacia a mi articulando sonidos extrañísimos de su garganta. Algo así: “Guarrrr juarrr uuuuhuhhhhhhh khhhhh”

Marchazombi01

marchazombi02

marchazombi03

marchazombi04

marchazombi12

Intento huir de esta locura. Corro con dirección a Paseo de la Reforma. Pero en mi cabeza suena “La marcha imperial”. Boquiabierto, miro hacia atrás lentamente. Dos stormtrooper’s ensangrentados me apuntan con sus pistolas. Cuando la muerte parece inevitable, dos revolucionarios poseídos y con sus miembros de fuera, me defienden. “Un mexicano, nunca deja solo a otro mexicano”, o al menos eso entendí pues sonó así: “aaannn mekikanooo nu dija suuuu a otro mexikanooo”

Todas las dimensiones se han reunido en esta extraña ciudad. Lego´s, superhéroes, piratas, villanos, chocorroles, catrinas, luchadores. Todos caminan hacia el Zócalo.

marchazombie08

marchazombi14

marchazombi05

marchazombi13

marchazombi15

marchazombi06

LEE: Galeria: catrinas y catrines desfilan por Reforma

Nuestro culto a la muerte es indudable. Como también, aunque duela, nuestra marcada influencia estadounidense. Esas dos cosas se aparearon y crearon: la marcha Zombie.

El movimiento cumplió este sábado, 4 de noviembre, 10 años. Inició gracias al “Zombie Master”, quien al ver que el zombie era un personaje muy querido, decidió usarlo de pretexto para unir a la gente. Esa unión- hoy más que nunca necesaria- recolectó cientos de víveres que irán directamente a los damnificados por los sismos del 7 y del 19 de septiembre en la región de Morelos, y otra parte para los grupos necesitados que atiende regularmente el banco de alimentos Unidos Distribuimos y Transformamos, IAP.

marchazombi18

marchazombi10

marchazombi09

marchazombi11

marchazombi19

Más que la creatividad en los disfraces y el tiempo invertido en la caracterización, se agradece el aire que se respira en el camino. Familias. Amigos. Conocidos y no conocidos. México unido. Ese es el espíritu.

LEE: Ha vuelto. El regreso del espíritu social tras el temblor

Comments

comments