A partir de este momento te doy el ID y papeleta, tienes que portar tu chaleco y ya eres parte del equipo de CSI. ¡Bienvenido!

En el corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México, a espaldas del Templo Mayor y a unos pasos de la calle Carmen, se encuentra el Museo de la Autonomía Universitaria. En el interior de este edificio virreinal, que aún conserva en su estructura vestigios de la cultura mexica, hay una exposición que ha viajado por más de 20 países alrededor del mundo: CSI The experience.

CSI (Crime Scene Investigation) es una de las series de televisión norteamericana más exitosas de la última década –14 años ininterrumpidos y transmitida en nuestro país por el canal AXN- donde un grupo de investigadores, tanto policías como científicos, tratan de resolver las escenas del crimen que ocurren en distintos puntos de la Unión Americana. Es así como este concepto sale de las pantallas y llega a una exposición en la que el factor “observación” lo es todo.

Una vez con el chaleco puesto –que obviamente trae las siglas de CSI- comienza el recorrido. Para iniciar te encuentras con dos escenas del crimen para escoger. La primera: un auto gris incrustado en la sala de una casa y al interior un hombre muerto. El desastre en este lugar es evidente, se ve la pared rota, los muebles movidos y el parabrisas ligeramente estrellado. La segunda escena es la de una mujer desconocida tirada en la calle cerca de un basurero, sin identificaciones ni un nombre a la mano, vestida de color rosa y sin zapatos, pero sí con un celular y una bolsa con polvo blanco.

Escena auto

Cuando has observado ambas escenas del crimen de manera minuciosa, es el momento de escoger una de las dos -yo elegí la primera- y con ello surgen muchas preguntas para resolver el caso: ¿Cómo un hombre pudo impactar su auto en la sala de una casa? ¿Es el verdadero conductor? ¿En verdad una investigación científica me ayudará a resolver el crimen?

Con las anotaciones sobre el “crimen 1” mi papeleta comienza a llenarse. Es el momento de pasar al primer laboratorio en el que conforme a la evidencia recolectada haremos estudios de sangre y ADN para determinar quién es la persona que se encuentra muerta al interior del vehículo. Se hacen distintos análisis, como química sanguínea y comparación con el de otras personas para ver si son familiares. Hay dos formas de asesorar a los visitantes: la primera es por medio de videos proyectados en pantallas donde los protagonistas de la serie te indican qué estudio es el que vas a realizar; y en vivo y a todo color tenemos la ayuda de jóvenes médicos – alumnos y egresados de la UNAM– los cuales nos orientan y platican sobre las ciencias forenses.

CSI Alumnos UNAM

Al tener los primeros resultados es momento de pasar al segundo laboratorio donde se hacen pruebas toxicológicas, así como test tecnológicos, esto en caso de que en la escena del crimen encontráramos un aparato electrónico. Aquí nuestros asesores CSI nos indican que en la vida real estos estudios se tienen que hacer para resolver los diferentes homicidios, no hay un solo caso que no tenga que pasar por pruebas científicas. Con esto se determina el tiempo que la persona lleva muerta, la forma, el impacto, cómo corre la sangre, si murió al instante o no, etcétera.

“Incluso gente de la Policía Federal ha visitado la exposición y han aprendido mucho sobre técnicas forenses”: Javier Montiel, productor CSI The experience.

Antes de seguir tenía que saber más sobre la exposición y es así como platiqué con Javier Montiel, uno de los productores de CSI The experience. En la conversación nos contó que el propósito de montar esto es hacer que el público abra su mente y observe bien su entorno, para lograrlo no se permite el uso de cámara ni celulares, ya que son distractores. Esta exposición llega a nuestro país gracias a que la Fundación UNAM se interesó en ella Luego de notar que además de ser entretenida, los visitantes aprenden ciencia.

En estas primeras semanas miembros de la Policía Federal y escuelas de medicina han asistido y hecho el recorrido y con esto se comparan las técnicas que al interior de la institución tienen. Incluso se planea que para 2015 colaboren en conjunto con la exposición.

Una vez con estos datos en la mano y mi papeleta ya con un gran avance en la investigación, es momento de ir a la morgue y hacer una necropsia. Al llegar a esta sala nos encontramos con dos cuerpos –en realidad son un par de maniquíes interactivos- donde por medio de un proyector, y siguiendo las indicaciones que un médico de CSI nos da, vemos como poco a poco aparecen los órganos y si están afectados o no. En este procedimiento normalmente se analizan todas las posibles causas de muerte y verificamos el estado en el que estaban los órganos.

Morgue

Luego que aprendimos, a lo largo del recorrido, a comparar muestras de ADN, a ver si nuestra víctima tenía rastros de alguna droga, si el carro arribó a la escena del crimen por alguna falla eléctrica, llega el momento de la verdad. Sí, tenemos que dar los resultados anotados en la papeleta y ver si nuestra investigación fue correcta.

Camino unos pasos más y llego a las computadoras donde tengo que “ingresar el reporte”. Primero pongo mi huella digital, me conoce, después mi ID –número de identificación- y es el momento de resolver un cuestionario de opción múltiple para llegar a lo que verdaderamente sucedió. Sí la gran mayoría de mis respuestas son correctas, podemos ver la verdadera escena del crimen y observar sí mi conductor murió por el impacto del choque o simplemente era otra persona.

CSI Datos

La opción múltiple te pone un poco nervioso e incluso te hace dudar. Pero todo investigador tiene que dudar, plantear de nueva cuenta su hipótesis, desconfiar de todo a la vez que cree en cualquier detalle.

Al terminar de contestar la opción múltiple veo la escena – la cual no describiré porque cada quien tiene que hacer su investigación. Qué dijeron- . Mis resultados fueron correctos. Ahora es momento de ingresar nuevamente mis datos por que… ¡Me gradúo como agente CSI!

CSI nueva agente

Convertirte en un agente de investigación te toma unos 45 minutos aproximadamente –lo que dura el recorrido-. En dado caso de que tu investigación no haya sido tan exitosa, puedes regresar módulos las veces que quieras y pedir asesoría a los agentes que se encuentran en cada laboratorio. Al final te entregan un diploma y te muestran tu oficina. Ahora sí estás listo para recibir más casos.

Comments

comments