La colonia Jardín Balbuena es un lugar lleno de contraste. Por un lado están las casas de tipo residencial, con calles y camellones adornadas con palmeras, mientras en la Unidad Habitacional el pasto y los árboles crecen de forma desordenada. Pero eso le da vida, aunque el arenero para niños esté vacío. En las paredes de esta Unidad el artista peruano Elliot Túpac dejó este año una muestra del arte chicha, donde las letras y los colores fluorescentes anuncian los bailes de cumbia en Lima.

Es inevitable pisar la banqueta donde cascareaba Hugo Sánchez, antes de ser leyenda del futbol, subir al avión que está varado en la explanada de la delegación Venustiano Carranza y patinar en el skate park de avenida del Taller y el Eje 3 Francisco del Paso y Troncoso.

Parece que aquí hay buena vida, tan buena como en la Balbuena.

Comments

comments