Muy cerca de la estación del metro Normal de la Ciudad de México, por el rumbo del Circuito Interior está la avenida de los maestros, están los terrenos de la antigua hacienda de Santo Tomas de los Tepetates. Ahí fue donde se fundo el Instituto Politécnico Nacional, el IPN, el Poli, para los cuates, en 1963. En esa zona que hoy ocupa la Unidad Profesional Lázaro Cárdenas, fue donde se encontraron a la burra blanca que se convirtió en mascota oficial de su equipos de futbol americano. Aquí están las escuelas de Contabilidad y Administración, Medicina, Economía; el Canal 11; el campo de los equipos de las Águilas Blancas y los Búhos.

Sin embargo, el mayor espacio de convivencia de estos centros escolares son los puestos callejeros de comida. Ahí están las gorditas, la torta, la comida corrida, los tacos. Incluso sobre avenida de los Maestros y Prolongación Manuel Carpio hay una cafetería ambulante, con sus bancos y mesas forrados de vinil negro, café o guinda, el color de los politécnicos. Pero lo mejor es el sushi —sí, sushi callejero— y el Centro Nutriólogo Compache, donde los tacos de bistec, carne enchilada y pechuga se sirven con doble tortilla de harina y queso Oaxaca.

No hay que olvidar la Unidad Profesional Lopez Mateo, en Zacatenco, al norte del DF, en los ejidos de Santa María Ticomán y de San Pedro Zacatenco, expropiados a finales de los 50. Entre las escuelas y los campos deportivos, está la Torre del Carillón, que contiene las campanas originales del que estuvo en Santo Tomás. De hecho es el lugar del arrumaco, donde las parejas de estudiantes echan novio.

En este programa, además, recuperamos una entrevista realizada al maestro Daniel Leyva, quien fuera director de cultura del Poli, donde nos habla de la oferta que tiene esta casa de estudios para el norte de la Ciudad de México.

Pasen a Crónicas de Asfalto radio, que hoy se viste de guinda y blanco ¡Huelum!

Comments

comments