El paseo de la Reforma es más que una avenida con bastante tráfico vehicular por las mañanas, la zona de rascacielos de la Ciudad de México, la pista para ciclistas y corredores los domingos, el sitio para manifestarse por la diversidad sexual, para que aparezcan los 43, para que salga del gobierno Peña. El paseo de la Reforma, el trazo original, de Chapultepec a la actual escultura del caballito, en avenida Juárez, resume la historia de México.

Cierto es que en ese camino de terracería que se veía desde uno de los balcones del Castillo de Chapultepec, Maximiliano de Habsburgo mandó a construir una vía, ala que nombró Paseo de la Emperatriz, en honor a Carlota, su esposa, que lo condujera más rápido a su trabajo en el Palacio Nacional y evitar dar tanta vuelta al irse por la ruta del Acueducto (avenida Chapultepec), Bucareli hasta el Caballito (estatua de Carlos IV) y tomar lo que hoy son la avenida Juárez y la calle Madero. Pero hay quienes dicen que el fallido emperador enviaba muy seguido a un mensajero al Castillo, con la noticia de que le sería imposible retornar a casa y que se vería obligado a pasar la noche en la ciudad. Tal pretexto enfurecía a la emperatriz Carlota y la llenaba de celos, pues sabía que a Maximiliano le gustaba “convivir” alegremente con algunas de las damas citadinas. Aunque algunos rumores dicen que más bien se trataba de “buenos mozos”.

Cómo sea, hoy en esta avenida y sus glorietas se recuerda el violento encuentro con Europa en el monumento a Cristóbal Colón, la herencia prehispánica en el de Cuauhtémoc, la lucha por la libertad en el Ángel de la Independencia —Columna de la Independencia es el nombre correcto de esta construcción— que guarda los restos de los Insurgentes —aunque en 2010 se descubrió que algunas gavetas contenían huesos de venado y niños—. Por supuesto también es la avenida de la sexy Diana Cazadora, quien muestra el cuerpo de 86-64-93 con el que cargaba Helvia Martínez Verdayes, que hoy vive, a sus 92 años, en su casa de la colonia Anzures.

Sean bienvenidos a Crónicas de Asfalto radio y caminen con nosotros por el Paseo de la Reforma.

Comments

comments