En 1974 tres artistas del barrio de Tepito se juntaron para crear un movimiento artístico que le daría la vuelta al mundo: “Tepito Arte Acá”. Ahí estaban Virgilio Carrillo, quien hasta la fecha sigue montando obras de teatro dentro y fuera del barrio; Armando Ramírez, que con su libro “Chin-chin el teporocho” y sus relatos del arrabal, se han convertido en un cronista del México popular; y, sobre todo, Daniel Manrique, el gran artista plástico surgido de las entrañas del barrio.

El trabajo de Daniel Manrique atravesó fronteras: su mural “Mater Materia” se exhibe en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, y en París la Rue Tepito fue nombrada así porque ahí el artista pintó murales.

Uno de los herederos de este movimiento es Ariel Torres, un joven artista plástico, autodidacta, conocedor del pulque y la buena garnacha, que ha pintado murales en las unidades conocidas como La Fortaleza y Los Palomares. En ellos plasma a la ciencia y al pensamiento mágico religioso imperante no sólo en Tepito, sino en todo México.

Ariel Tepito 1

Ariel conoce su barrio, lo ha probado, lo ha comido. Es crítico, sobre todo en la escultura: le reclama a Televisa que se meta a la cabeza de la gente, le reclama a la iglesia que permita la pederastia.

Su obra ya viajó a Alemania como parte del trabajo de la artista mexicana Rossana Duran y el suizo Marc Kuhnun fundador del “Colart”, algo que podríamos describir como un collage en el que intervienen artistas de todo el mundo.

Bienvenidos a Crónicas de Asfalto radio. Dense un entre al barrio y descubran lo que su gente ha llamado “el lado oscuro de Tepito”: su cultura.

Comments

comments