Dicen que es muy importante que cada persona se sienta contenta, cómoda y tranquila en el lugar donde vive, pero a veces es casi imposible con sucesos que nos recuerdan la situación desequilibrada del país, como el aumento del dólar, la violencia, las “graciosadas” de representantes públicos, los feminicidios, las represiones políticas y demás injusticias que vivimos día con día.

Afortunadamente, existe la excepción a toda regla, una clausula que te da un respiro y te presenta el rayito de luz para confiar y seguir adelante. Así fue mi día el pasado sábado en la colonia Obrera, muy cerca del centro de la Ciudad de México, donde mujeres y hombres se reunieron para celebrar lo que yo llamo “los tres pasos para ser feliz”: comer, beber y disfrutar de la buena música.

Estaba muy emocionada de encontrar la felicidad en un solo día, en un solo lugar. El evento de índole cultural, gastronómico y musical, fue presentado por Sobremesa Maridajes Sonoros, plataforma itinerante que impulsa los nuevos talentos juveniles, en la reconocida y autogestiva casa cultural Tamatz Kallaumari. Quería probar las cervezas mexicanas artesanales, el deleite gastronómico hecho por una especialista culinaria y el disfrute del grupo musical de soul-jazz-funk.

LEE: Todo se vale. El vino y sus maridajes

Cacahuates

Cuando entré al lugar, curiosa, miré detalladamente todo a mi alcance, no podía dejar de prestar atención a los exóticos y creativos arreglos florales que se encontraban en el evento. Nunca había visto uno en forma de bicicleta, por ejemplo. Realmente estábamos en un espacio de talento y creatividad. Las personas se notaban entusiasmadas y cómodas, los hombros relajados y sus sonrisas naturales lo decían todo, sabían que la palabra del día era consentir.

Llegó el momento de la presentación, el qué, el por qué y para qué de este evento. La respuesta más retumbante fue compartir y “contribuir al crecimiento de la economía creativa” de jóvenes con talento cien por ciento mexicano.

El entusiasmo subía con cada palabra y la boca me salivaba cada vez que se mencionaba “cerveza artesanal mexicana”. Y es que ¿a quién no le gusta este tipo de chela?

Por fin llegó el momento de “calmar la sed”, como solemos decir cada que se nos antoja esta bebida; traguitos pequeños de cerveza de diferentes marcas, diferentes sabores y diferentes porcentajes de alcohol. Parecido a un ritual de sanación, una guía nos encaminaba y enseñaba a saborear la bebida: “qué color tiene ésta”, “ahora tápenla unos segundos. Bien, destápenla, ¿a qué huele?”, “por favor, díganme ¿qué sabor tiene? ¿es fuerte? ¿tiene un sabor natural?”. Así hasta que carcajadas potentes brotaron de varias personas que pronto se sintieron entonadas —me incluyo—. Esas cervezas eran más potentes que cualquier “caguamon” de la tiendita.

Recién acabado el consumo de la cerveza, nos dieron de comer, imagino yo, para evitar pulsiones que salen con el alcohol. El menú de la tarde: pasta al pesto y hamburguesas con papas a las finas hierbas. La creadora: chef Vania Oryervides Arellano. El placer estaba en cada mesa. Comer acompañados de Dauma, una banda de jazz, soul, funk, hacia que, personalmente, agradeciera el respiro y la oportunidad de estar allí.

LEE: Comer con las manos

Cervezas-artesanales

El apapacho se sentía en el ambiente. Más de seis personas movían alguna parte de su cuerpo con las diferentes y sublimes melodías del grupo, entre ellas, “Hit the road Jack”, canción emblemática de Ray Charles.

Todo parecía un sueño, una realidad alterna. Sin embargo, todo momento mágico tiene un final, triste pero real. Todo había acabado y nadie corría hacia la puerta. Les comprendía, me veía reflejada, yo tampoco quería que este sentir se esfumará. Obligué a mis piernas a dirigirse a la salida. Me despedí y por último di de nuevo un vistazo a todo el lugar. Esta vez encontré mensajes de resistencia civil y protesta social, los cuales me hicieron recordar que es bueno darse un respiro, consentirse y abrazarse con hermosas noticias, las necesarias para seguir adelante y continuar luchando contra las injusticias que se viven a diario.

Pasta

Cerveza-artesanal-1

Hamburguesa

Aguas-frescas

Músicos-Duma

Músico-Duma-Bateria

Huacales

arreglo-bici

Lucha

Todas las fotos son de la autora

Comments

comments