En una ciudad donde abundan las ciclovías, pero en la que no existe la cultura de protección al ciclista, y ni siquiera un reglamento que controle su circulación, andar en bicicleta puede convertirse en un deporte extremo.

¿Porqué entonces en algunas delegaciones del Ciudad de México las calles están dedicadas y dan preferencia al ciclista si nadie respeta los señalamientos?

Las bicicletas no se deben utilizar en carriles centrales o interiores de las vías de acceso controlado y en donde así lo indique algún señalamiento, así está estipulado en el Artículo 30 del Reglamento de Tránsito Metropolitano. Sin embargo, esta es la única referencia al uso de este transporte alternativo. No hay multas ni otro tipo de sanciones para quien lo desobedezca.

ESCUCHA: Crónicas de Asfalto radio. Una ciudad bicicletera

Foto: Marianna Fierro Flickr

Foto: Marianna Fierro Flickr

El presidente de Bicitekas, A.C. Agustín Martínez, explica que, como regla no escrita, no se deben utilizar los carriles centrales de vías rápidas como Periférico o Viaducto, pero reconoció que hay ciclistas que arriesgan su vida porque ni está permitido ni está prohibido: “Como todo en México, no se permite, pero tampoco se prohíbe. Circuito, Periférico y Viaducto son calles de acceso controlado. En Tlalpan sí tienes derecho a circular, por supuesto, es una calle primaria y no hay ningún problema. En Periférico no tienes permitido circular, además, digo, por seguridad propia y sentido común. Pero un poco esas son las reglas. Sí puedes circular en cualquier calle primaria, en cualquier calle secundaria, menos en accesos controlados, ese es el reglamento”.

También es cierto que en avenidas como Reforma o en calles de la colonia Roma o San Miguel Chapultepec, la vialidades tienen marcada la ruta de las ciclovías, pero frecuentemente vemos vehículos automotores estacionados sobre los señalamientos, por lo que el ciclista tiene que sortear los obstáculos a su paso. Y ni hablar de andar de noche en bicicleta, porque ahí sí, la capital se convierte en una ciudad sin ley.

Foto: Muévete en bici

Foto: Muévete en bici

Ruth Meza Junco, subdirectora de Cultura y Uso de la Bicicleta de la Secretaría de Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal, reconoce que no hay ley o reglamentos para el tránsito de bicicletas en la ciudad y que su uso se basa en el Manual del Ciclista Urbano que está publicado en su página de internet.

“Sobre todo nos basamos en el Manual del Ciclista Urbano. En éste manual lo que se señala es eso, es recomendable transitar por vías principales, sin embargo, no es recomendable transitar por aquellas vías de acceso restringido y de alta velocidad, como Periférico, Viaducto, Río Churubusco. Se recomienda, en dado caso de tener que utilizar éstas arterias de acceso restringido, utilizar sus laterales, pero sí se recomienda a las personas utilizar vías principales para un desplazamiento rápido”.

Foto: Muévete en bici

Foto: Muévete en bici

En efecto, en la Secretaría de Movilidad del Distrito Federal no se cuenta con algún reglamento o ley para las bicicletas y por el momento, no se tiene contemplado trabajar sobre este tema.

Por fortuna para quienes disfrutan del ciclismo urbano, existen los llamados paseos dominicales. Ahí sí se cumple la norma, porque dicho programa está publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal y contempla que las autoridades de tránsito lleven a cabo los cortes viales necesarios para resguardar la integridad de las personas. Estos eventos se desarrollan desde las ocho de la mañana y hasta las dos de la tarde, y los últimos domingos de cada mes es posible circular por el Viaducto, el Periférico y el Circuito Interior en un circuito de aproximadamente 30 kilómetros.

Bici-1

También existe la opción de rentar bicicletas gracias al Programa Ecobici, e incluso los domingos se permite subir con bicicleta al Metro y al Metrobús, facilitando así los traslados largos.

¿Por qué, entonces, no existe un reglamento para la circulación de bicicletas? Sigue siendo una pregunta sin responder.

Comments

comments