Llegamos al jardín Cuitlahuac. No es difícil encontrar a la multitud que se congrega poco a poco para darle vida a una de las tradiciones más antiguas en Iztapalapa, lugar con raíces firmes, prehispánicas, barrio que sigue vivo y en resistencia.

Así es como nos recibe el Carnaval de los ocho barrios: Santa Bárbara, San Ignacio, San Lucas, San Pablo, La Asunción, San José, San Pedro y San Miguel. Más de 160 años respaldan una de las festividades con más historia. Para buscar su origen nos remontamos a la época prehispánica, donde se recuerdan a las danzas y rituales celebrados en fechas cercanas al equinoccio de primavera, despidiendo el frío y dando la bienvenida al calor, festejando así la fertilidad, la buena siembra y las futuras cosechas. Con el paso del tiempo, esta ceremonia se fusionó con la tradición carnavalera de los españoles. Sin embargo, la Santa Inquisición Mexicana prohibió y condenó dicha celebración, obligando así a que el pueblo lo hiciera de manera clandestina a las afueras de la ciudad. Entre esos lugares podemos mencionar el hoy territorio de Iztapalapa.

CarnavalIzta05 CarnavalIzta04

El sincretismo dio vida a nuevas formas, la modernidad también ha hecho lo suyo y las fiestas son el resultado de bailes heredados por los conquistadores y danzas populares, todas con la intención de convertirse en sátira de la clase alta. En un inicio hacían acto de presencia “los arrieros” con su vestimenta de manta y entonando cantos mestizos. Posteriormente aparecieron las máscaras de cera, mascadas y sombreros de fieltro, trajes muy elegantes emulando a la gente rica de esa época. Los hombres comenzaron a vestirse de mujeres para remplazarlas en los largos recorridos, el trayecto era muy pesado, con brincos sin fin al ritmo de los violines y contrabajos. Ahora se escuchan también instrumentos de viento y percusión.

CarnavalIzta20  CarnavalIzta02

CarnavalIzta03

CarnavalIzta14

La vestimenta se ha ido modificando, ya no es tan representativa como en sus inicios, actualmente bailan a la par personajes de moda junto a los grupos de charros elegantemente ataviados. No es de sorprender que un escuadrón de minions retoce entre vaqueros, ver a algún extraterrestre contagiado por la festividad o a los músicos que ponen sabor y alegría al trayecto.

CarnavalIzta10 CarnavalIzta09

CarnavalIzta01 CarnavalIzta06
Las bebidas espirituosas también están presentes, los deliciosos curados llenos de color y las micheladas escarchadas con chilito, sal y limón son el deleite de reinas, luchadores, una que otra bestia peluda salida de un cuento o de cualquiera que necesite agarrar fuerzas para continuar en el fandango. Para los más sedientos, las caguamas son la mejor elección; heladas para revivir a cualquier muerto que guste de echarse un baile en el carnaval.

CarnavalIzta18 CarnavalIzta16

CarnavalIzta13

Dice don Ramón Reyes que en el Porfiriato los hacendados festejaban el carnaval, hasta permitían que los peones y sirvientes participaran. Tiempo después la gente se apropió de esta fiesta y se la llevó a las calles, donde se burlaban de los que tenían el poder, de las costumbres de sus patrones. Por eso ocultaban el rostro con máscaras para que nadie los pudiera reconocer.

CarnavalIzta15 CarnavalIzta12 CarnavalIzta17    CarnavalIzta11 CarnavalIzta07

 

El Sr. Raymundo Campos dice que gran cantidad de habitantes de Iztapalapa son originarios o descendientes de los ocho barrios. Sin embargo, el olvido de sus raíces, el origen de esta tradición crece entre los jóvenes de la comunidad, por eso es necesario mantener viva la herencia, para que las nuevas generaciones no olviden la usanza.

Sin duda es una de las fiestas más importantes de Iztapalapa y es por este tipo de expresiones culturales que sigue vivo el barrio, es una forma de hacerse presente sin importar el paso de los años. La cohesión social comunitaria se sostiene por su historia.

CarnavalIzta19

CarnavalIzta08

Este año todavía están a tiempo de venir y conocer las comparsas, esos grupos de danzantes vestidos de charros, chinelos, y atuendos diversos. La vestimenta también es parte de esta costumbre, se realiza de manera artesanal, como el caso de las máscaras hechas con cera y decoradas con grandes barbas tejidas con cerdas de cola de caballo.

Los ocho barrios los esperan los días 5, 6, 12, 13, 19, 20, 26 y 27 de marzo. Si decide ir en la última fecha, con certeza le tocará baile. Ese día se corona a las reinas de cada comparsa. Cada una recibe a los visitantes en su casa donde los espera una gran fiesta. Únase y sea parte de la historia, conozca esta festividad y a su gente, que generación tras generación aporta con esfuerzo y dedicación al enriquecimiento de nuestro legado artístico y cultural.

Comments

comments