Édgar Rodríguez

Miedo y asco. La abominable tarea de un observador electoral

No bebí ni me drogué durante la realización de esta crónica, pero debí hacerlo (la referencia a Hunter Thomson es gratuita). Ser observador electoral es una experiencia somnífera, casi equiparable con mirar el Canal del Congreso un sábado a las ...