Arturo García Caudillo

Chilango de corazón... y claro, de nacimiento. Reportero de manufactura y plurifuncional, por si acaso se requiere de cambiar una llanta.