“Cada 2 hrs muere una mujer Mexicana por cáncer de mama, lo peor es que la gran mayoría no lo sabe.”
Dr. Fernando Guisa Director FUCAM

Hace unos días mi labor periodística me llevó a FUCAM (Fundación del Cáncer de Mama) a realizar una serie de entrevistas con motivo de la lucha en contra de este mal que aqueja a miles de mexicanas. Pero llegar y conocer las historias de vida cambiaron por completo mi perspectiva.

Ubicado al sur de la Ciudad de México –avenida del Bordo número 100, en Santa Úrsula Coapa–, el lugar lo identificas de inmediato: las rejas pintadas de color rosa, se observa el movimiento, gente que entra y sale, familiares sentados en las escaleras esperando y una que otra ambulancia que regresa a la base. A diferencia de los hospitales donde regularmente vemos la angustia de pacientes y familias, en FUCAM se respira esperanza y fe.

Fucam

Caminar por el pasillo central nos conduce a una sala donde cientos de mujeres esperan pacientemente su turno. Aquí no importa quien eres, a qué te dedicas; en lo que se coincide es en ser mujer y estar pasando por un momento difícil: tener cáncer.

Con la consigna “Trata a la paciente como si fuera tú mamá” es como laboran un equipo de varias mujeres entre doctoras, enfermeras, trabajadoras sociales y terapeutas, las cuales no dejan de sorprenderse con las historias de vida de las pacientes.

–Cuando eres joven nunca te pasa por la mente que puedes enfermar, –me dice una enfermera al acercarme a ver como estaba la logística del lugar.

–Aunque no lo creas aquí hemos tenido todo tipo de casos, como el de una niña de 14 años con cáncer en las dos mamas. Se tuvieron que quitar y el proceso fue muy largo, –afirmó otro trabajador.

Con esa pequeña conversación previa entramos a la entrevista con el director de la fundación.

Los hombres también tienen la responsabilidad de decir cuando sienten algo distinto en los senos de sus esposas, novias.       Dr. Fernando Guisa

Mientras platicaba con el Dr. Fernando Guisa, los datos que proporcionaba eran reveladores. En los últimos años el cáncer de mama se ha convertido en la principal causa de muerte en las mujeres mayores de 40 años, incluso por encima del cérvico-uterino.

¿A qué se debe? En palabras del Dr. Guisa:

–Desde los 70 el gobierno comenzó una campaña para que las mujeres se hicieran el papanicolaou y se ha logrado que miles de ellas acudan de forma normal y sin prejuicios. Pero en el caso de las mamas la historia es diferente, porque los esposos no están de acuerdo que otros hombres le vean las tetas a sus mujeres. Eso es lo peor.

Pero no todo está perdido, la prevención comienza desde que somos niñas.

La autoexploración debe hacerse desde la primera menstruación, mes con mes, mientras nos bañamos con la ayuda del jabón (la piel se pone resbalosa) y tocarnos desde las axilas hasta las mamas, en forma circular y de abajo hacia arriba. La segunda forma es la observación frente al espejo para detectar si se tiene una forma y tamaño diferente a lo habitual, enrojecimiento de la piel, hundimientos y abultamientos. Si se detectó algo raro de inmediato se tiene que ir con un médico especialista, el cual debe prescribir un estudio de las mamas. Si eres menor de 40 años el indicado es un ultrasonido; si eres mayor de 40, una mastografía.

En los más de 15 años que lleva trabajando la fundación se han realizado poco más de 600 mil mastografías y a pesar de que se piensa que este estudio es caro –en FUCAM dependiendo de tu nivel económico (al entrar se realiza un estudio socioeconómico para determinar el grupo al que perteneces del 1 al 5 sobre el nivel de ingresos)– la mastografía puede oscilar entre los 50 y los 350 pesos.

Con esta información obtenida salimos del consultorio para seguir conociendo la institución y mientras grabábamos aspectos (imágenes con las que se ilustra un reportaje televisivo) seguimos caminando por los pasillos.

–Paciente María López –gritó una de las trabajadoras; era el momento de entrar a consulta.

“Esta enfermedad no es exclusiva de las mujeres, un bajo porcentaje de hombres también la pueden padecer”.     Dr. Fernando Guisa

Esta mujer madre de familia se encontró una bolita desde hace mucho tiempo, pero no le dio importancia hasta que comenzó a doler.

–¿Por qué no llegó antes?

–La verdad es que le daba prioridad a mi casa, a mis hijos y a mi esposo y nunca pensé que esto fuera tan grave. Hoy ya no tengo un seno pero estoy contenta por que voy un paso adelante en esta lucha, –responde con el semblante triste.

Sentarse y esperar

Al llegar a la sala de quimioterapia vi una veintena de sillas acojinadas y en ellas mujeres con turbantes en la cabeza, poco pelo y el rostro cansado. Algunas de ellas cierran los ojos y descansan, otras se entretienen viendo la telenovela mientras el líquido de la “quimio” entra a su sistema .

–¿Cómo se siente?

Con una tímida sonrisa me contestó:

–Hay días buenos como hoy, hasta salí en la tele –dice la paciente que se distingue por su turbante de colores.

–¿Es difícil combinar el tratamiento con la vida común?

El rostro cambia; su mirada se clava en la distancia

–Uyyy, si te contara. Mi vida cambió. Mi esposo trabaja todo el día para que podamos sobrevivir. Yo antes de la enfermedad trabajaba pero por ahora no. Estoy segura que regresaré.

Fucam Quimio

Y si el cáncer no se va…

Mientras seguía caminando llegué a unas pequeñas aulas con un letrero que dice “Tanatología”. En ese momento estaban vacías porque las pláticas, tanto a pacientes como a sus familiares, son impartidas por la tarde.

¿Por qué hablar sobre la muerte y la separación de los seres queridos en un lugar donde se lucha por combatir este mal ? Se dice que el cáncer de mama es un asesino silencioso por que los tumores tienen una vida promedio de siete años; cuando comienzan a generar molestias, el cáncer lleva ya varios años en su organismo y a pesar de los esfuerzos, algunas mujeres no logran ganar la batalla.

Pero mientras sucede esto, la vida se tiene que tomar con filosofía. Otra cosa que llamó mi atención es que mientras estás en el tratamiento también puedes seguir siendo coqueta, sentirte linda y para eso, incluso, se tienen turbantes con distintas formas, pelucas de todos los tamaños y colores, pero lo principal, esas palabras de aliento para no olvidar que pese a los problemas se puede seguir sonriendo.

Y ¿cómo funciona este lugar? ¿Por qué el gobierno y el sector salud no atienden la demanda? FUCAM es la primer institución sin fines de lucro en toda América Latina en atender este padecimiento. Al principio el que una mujer pudiera ser atendida era complicado debido a la demanda, pero a partir de 2008 el Seguro Popular firmó un convenio con la fundación y fue así como mil 500 mujeres más se integraron al programa. Al hacerse en estudio socioeconómico se da preferencia a las familias que menos posibilidades tienen de pagar un tratamiento. En un día se atienden a más de 100 pacientes, se realizan un promedio de 80 mastografías, 75 ultrasonidos y 45 cirugías a la semana.

Fucam Sala de espera

El tiempo se venía encima, era la hora de salir. Amablemente la gente que nos dio el recorrido por la institución se despedía e incluso algunas pacientes que nos vieron hacer las tomas levantaban sus manos y nos decían adiós.

Mientras me dirigía al auto la reflexión llegó: todas estamos en riesgo por el simple hecho de ser mujeres, de nosotras depende estar sanas, estar al 100, no sólo para nuestras familias sino para nosotras mismas.

Sin sonar a lema de campaña les digo: el cáncer de mama se cura si lo detectamos a tiempo.

Comments

comments