Últimamente, y no es por presumir, he andado muy pata de perro. La verdad es que lo cultural es algo que disfruto mucho y como mamá (no entraré en detalles), me agrada fomentar actividades de este tipo, sobre todo, cuando se trata de museos.

Aquí les dejo tres recomendaciones para que, si tienen tiempo y ganas, se lancen este fin de semana. Son ideales para ir solitos, en pareja, en familia o como mejor les acomode; es decir, son para todo público.

Leonardo, Rafael y Caravaggio: La muestra imposible

Cuando esta exposición fue concebida en la mente de sus creadores, la idea era acercar el arte de estos maestros renacentistas a todo el mundo. Literal. Por cuestiones prácticas, o sea, para ahorrarse miles de trámites y permisos de distintos museos, por cuestiones de seguridad y demás, estas obras llegaron a nuestro país no en su versión original, pero sí a manera de litografías digitales, eso sí, respetando las dimensiones reales de cada obra. ¿Y por qué le llamaron imposible? Porque la tecnología permite que las mismas pinturas estén en distintos sitios, al mismo tiempo. De verdad, una maravilla.

La muestra más grande es la de Caravaggio, cuyo arte abarca lo mismo retratos de la vida cotidiana, pinturas sacras y por supuesto, recorre la mitología romana.

Si vas, debes saber que la muestra de Leonardo está en una galería de la parte superior, es la más pequeña pero por mucho, la más impresionante. Es simple: encontrarte con el mural de la Última Cena, de un poco más de cuatro por ocho metros, es de verdad sorprendente. Te transportas a otra época y a otro lugar.

foto_3_la_ultima_cena_leonardo

Además, desde el principio te dan un folleto, que te indica en qué galerías se encuentra cada artista. Y si no lo localizas, siempre tendrás la opción de mirar el piso y seguir las flechas colocadas ahí para tu mejor ubicación.

Ahora, lo importante: la Muestra Imposible se encuentra en el Centro Nacional de las Artes, en Río Churubusco y Calzada de Tlalpan, muy cerca de la estación del metro General Anaya. Es gratuita y si no te la quieres perder, es mejor que te apures, porque se va el 19 de abril. El horario es de 9 a 9. Si decides ir este fin, ve preparado, porque seguramente vas a encontrar mucha gente ya. Pero hay que tomarlo con calma: el CNA tiene cafeterías, bastantes áreas verdes y otras atracciones, como las salas de cine y tiendas de materiales para pintar, dibujar y bailar; así como festivales de música contemporánea y tradicional.

Es una muy buena experiencia.

El MIDE, Museo Interactivo de Economía

Ubicado en la calle de Tacuba esquina con Bolívar. Es una muy buena experiencia para chicos y grandes. En él encontrarás información de cómo funciona la economía, el dinero, las bolsas de valores, y si en algún momento de tu vida has estado un poquito involucrado en el proceso creativo de diseño, edición e impresión, te gustará observar cómo hacen los billetes. Si vas en familia y llevas chavitos, les va a gustar la onda de crear su propio billete o de tomarse fotos con billetes gigantescos de México, hechos de lona. La verdad es que si te clavas un poquito, te resultará súper interesante.

20150412_110820

El edificio donde instalaron este museo es típico del centro, antiguo, pero contrasta de una manera padre con la modernidad y lo interactivo del lugar. Entrando, puedes registrarte con tu boleto y elegir la información que quieres que te envíen por correo electrónico. Es muy buen servicio, porque te la mandan de volada.

En cuanto a costo, va de 55 a 65 pesos, dependiendo del tipo de entrada y de si eres estudiante o adulto mayor. Aparte, si te gusta llevarte el recuerdito, tienen una tienda muy padre donde encontrarás monedas de muchos precios y de materiales como oro y plata, además de otras cosillas muy interesantes, como separadores, alcancías, bolígrafos, etcétera; con la ventaja de que la tienda tiene una entrada independiente al museo, en la calle de Bolívar.

El Desierto de los Leones

Mi experiencia en este lugar no había sido la mejor, sin embargo, le di una segunda oportunidad. Fuimos con un grupo de amigos, bajamos hasta el riachuelo y desayunamos allá, instalándonos en una mesita.

Mi recomendación es que llegues temprano como a las ocho o nueve de la mañana, para alcanzar un buen lugar, sobre todo si deseas pasarte un rato por allá. Aparte de las mesitas, encuentras asadores, que puedes utilizar sin costo, por eso es básico que si este es tu plan, llegues tempranito. Hay suficiente espacio para que practiques algún deporte, como futbol; puedes dar paseos a caballo, explorar hasta donde el riachuelo te lo permita o incluso, aventarte en la tirolesa que instalaron hace poco. Si esto último es lo tuyo, encontrarás la instalación a un costado del ex convento, con un costo de 100 pesos. Además, si tienes perros, es un buen lugar para que los lleves a pasear porque, para mi sorpresa, está permitido ingresar con mascotas. Otra buena opción es llevar tu bici y dar recorridos por la carretera y las vías aledañas al ex convento. Hay muchos ciclistas y algunos incluso entrenan ahí para competencias.

20150403_114208

La visita obligada: el ya mencionado ex convento. Es una instalación que constituye una muestra arquitectónica representativa de la época de la Colonia y, la verdad, vale la pena darse una vuelta. Enfrente de éste encontrarás un jardín y a sus alrededores muchos lugares para desayunar o comer, así como puestos de artesanías donde, dicho sea de paso, verás unos gorros de lana de diseños súper originales, como mohicanos, cascos de soldados o de vikingos; aparte de plantas y dulces de distintos tipos.

¿Y cuál es la mejor ruta para llegar? Vete por la carretera a Toluca, ya sea por la libre o la de cuota y sigue la desviación. Un consejo: no te subas por Altavista… ¡tardas horas en llegar!

¡Que lo disfrutes!

Comments

comments